Internacional

Amenaza Trump a manifestantes antes de su mitin en Tulsa

El mandatario aseguró que no recibirán un trato amable si se reúnen afuera de su evento político

Tomada de internet

El Diario de Juárez

viernes, 19 junio 2020 | 18:57

Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió a las personas que protestarán en el evento político que realizará en Oklahoma que podrían ser tratadas con dureza, una amenaza que llega un día antes de lo que el mandatario asegura es el nuevo lanzamiento de su campaña de reelección, reportó CNN.

En su publicación en Twitter, Trump agrupó a “manifestantes, anarquistas, agitadores, saqueadores y delincuentes”, y aseguró que no recibirían lo que censuró como un trato amable si se reúnen afuera de su mitin en Tulsa. El tuit ocurrió durante la mañana de este viernes, después de que utilizara un video descaradamente falso de niños para denunciar la cobertura mediática sobre las relaciones raciales en Estados Unidos, una acción que provocó una condena de Twitter.

Los mensajes, publicados el mismo día en que la nación conmemora la fecha de 1865 cuando los últimos esclavos negros en Estados Unidos supieron que eran libres de la esclavitud, no hicieron ningún intento por lograr un tono unificador o conmemorativo. En lugar de ello, Trump utilizó la plataforma para aumentar el drama que rodea su regreso a la campaña electoral después de una ausencia forzada por una pandemia de 110 días, y advirtió a quienes se oponen a él que se mantengan alejados.

“Por favor, entiendan, no serán tratados como si estuvieran en Nueva York, Seattle o Minneapolis. ¡Será una escena muy diferente!”, escribió el presidente en la mañana de este viernes.

Fue un giro radical frente la declaración que Trump hizo a principios de este mes acerca de que es un “aliado de todos los manifestantes pacíficos”, aunque no resulta necesariamente sorprendente dada su condena repetida contra las protestas que, en algunos casos, se volvieron violentas.

Horas después este viernes, la portavoz de Trump Kayleigh McEnany dijo que el mandatario se refería únicamente a “manifestantes violentos, anarquistas, saqueadores, el tipo de anarquía que vimos desarrollarse antes de que el presidente Trump saliera con la Guardia Nacional y calmara nuestras calles con la policía”.

Mientras se dirige al mitin de este sábado, Trump espera reiniciar su campaña electoral después de un período difícil que ha incluido la desaprobación generalizada de su manejo sobre las manifestaciones raciales, una crisis de salud pública global, dos reveses en la Corte Suprema y, más recientemente, una disputa punzante con su exasesor de seguridad nacional.

“Grandes multitudes y filas ya se forman en Tulsa. Mi campaña aún no ha comenzado. ¡Empieza el sábado por la noche en Oklahoma!”, escribió en Twitter.

En efecto, afuera del Centro del Banco de Oklahoma en Tulsa, una línea comenzó a formarse a principios de esta semana con asistentes al mitin que esperan con entusiasmo la llegada del presidente.

El alcalde de Tulsa, un republicano, firmó un decreto este jueves que establece un toque de queda para algunas partes del centro de la ciudad cercanas al lugar del mitin, y señaló que se esperan más de 100.000 personas en las inmediaciones del evento.

El alcalde afirmó que “individuos de grupos organizados que han estado involucrados en comportamientos destructivos y violentos en otros estados planean viajar a la ciudad de Tulsa con el propósito de causar disturbios dentro y alrededor del mitin”.

Inicialmente, Trump planeaba realizar la manifestación este viernes, pero cambió la fecha después de enterarse de que coincidía con Juneteenth, el histórico aniversario del día en que las personas esclavizadas en Texas se enteraron de que eran libres casi tres años después de que el presidente Abraham Lincoln firmara la Proclamación de Emancipación.

Este viernes, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que conmemoró la festividad y escribió “nos recuerda tanto la injusticia inimaginable de la esclavitud como la alegría incomparable que debe haber acompañado a la emancipación. Es tanto el recuerdo de un infortunio en nuestra historia como una celebración de la capacidad sin igual de nuestra nación para triunfar sobre la oscuridad”.

Sin embargo, el mensaje de “triunfar sobre la oscuridad” apenas fue visible en la cuenta de Trump en Twitter menos de 30 minutos después, cuando tuiteó su amenaza contra los manifestantes.

El presidente también se quejó sobre una reciente encuesta de Fox News que lo muestra detrás de su rival demócrata en las elecciones Joe Biden por dos dígitos, así como sobre publicidad política demócrata reciente y la decisión de la Corte Suprema sobre inmigración. Y escribió un mensaje que dice: “LA MAYORÍA SILENCIOSA ES MÁS FUERTE QUE NUNCA ANTES”.

Durante la noche anterior, Trump tuiteó un video editado que pretendía mostrar a un “bebé racista” que debía criticar la cobertura de las relaciones raciales por parte de los medios de comunicación. El video mostraba a un niño blanco y a uno negro corriendo por una acera. El gigante de las redes sociales luego marcó el tuit de Trump como “medio manipulado”.

“El presidente estaba haciendo un argumento satírico que en realidad era bastante divertido”, respondió McEnany cuando se le preguntó sobre el uso de niños para respaldar lo que aparentemente era un punto político.

En una entrevista con The Wall Street Journal esta semana, Trump aseguró que ni él ni sus asesores políticos conocían el significado de Juneteenth cuando agendaron el mitin en Tulsa. Y añadió que un agente negro del Servicio Secreto se lo explicó.

“Nadie había oído hablar de eso”, dijo Trump. “Muy pocas personas han oído hablar de él”.

McEnany insistió este viernes en que Trump “no aprendió por primera vez sobre Juneteenth esta semana” y que un aumento en las búsquedas de Google demostró que “había mucha gente que no sabía qué era Juneteenth”.

Finalmente, Trump aplazó la fecha del evento político un día. Pero tanto su ubicación como el momento siguen siendo controvertidos. Tulsa fue lugar de una de las peores violencias racistas en la historia de Estados Unidos, un hecho que Trump no ha abordado.

Y el mitin se está convocando a pesar de la pandemia de coronavirus que continúa. Oklahoma registró recientemente su mayor aumento de casos de coronavirus en un solo día desde el inicio de la pandemia, y el lugar donde se realizará el evento está solicitando un plan escrito de la campaña “que detalle los pasos que el evento instituirá para la salud y la seguridad, incluidos aquellos relacionado con el distanciamiento social”.

La campaña de Trump dijo después que se toma “la seguridad en serio”, y señaló que se proporcionará desinfectante para manos, controles de temperatura y máscaras a los asistentes, aunque en realidad nos exigirá utilizar una máscara.

“Este será un mitin de Trump, lo que significa una multitud grande, bulliciosa y emocionada”, sostuvo la campaña.