Internacional

Anuncia dimisión Primer Ministro de Irak

Primer Ministro de Irak anunció que presentaría su renuncia al Parlamento, tras el asesinato de 40 manifestantes por fuerzas de seguridad

Reforma

Reforma

viernes, 29 noviembre 2019 | 09:56

Bagdad, Irak.- El Primer Ministro iraquí anunció este viernes que presentará su renuncia al Parlamento, un día después de que las fuerzas de seguridad mataron a más de 40 personas y de que el principal clérigo chií exhortara a los legisladores para que le retiren su apoyo. 

Adel Abdul-Mahdi dijo en un comunicado que había "escuchado con gran preocupación" el sermón del gran ayatolá Alí al-Sistani y que tomó su decisión en respuesta a ese llamado para facilitar y acelerar su cumplimiento lo antes posible.

"Presentaré al Parlamento un memorando oficial de renuncia como Primer Ministro para que el Parlamento pueda revisar sus opciones".

Abdul-Mahdi asumió como candidato de consenso entre los bloques políticos.

Ante el anuncio de Abdul-Mahdi, quien tomo el cargo hace 13 meses, estallaron los festejos de los manifestantes contra el gobierno que acampaban en la Plaza Tahrir de Bagdad desde hace dos meses.

Jóvenes de ambos sexos prorrumpieron en cánticos y danzas al llegar la noticia del anuncio a la plaza más grande de la capital.

Durante su sermón semanal desde la ciudad santa de Najaf, al-Sistani afirmó que el Parlamento que eligió al gobierno de Abdul-Mahdi, debería "reconsiderar sus opciones".

"Pedimos a la Cámara de Representantes, de la cual surgió este Gobierno, que reconsidere sus opciones al respecto", dijo el clérigo en el comunicado.

En principio no estaba claro si la renuncia de Abdul-Mahdi apaciguaría a los manifestantes, que piden el retiro de toda la clase política que gobierna Irak desde la caída de Saddam Hussein en 2003.

Casi 400 personas han muerto en la cruenta represión de las protestas desde el 1 de octubre.

En su mayoría son jóvenes muertos a tiros o por la explosión de las granadas de gas lacrimógeno lanzadas por las fuerzas de seguridad.

Al menos 40 manifestantes murieron el jueves por disparos de las fuerzas de seguridad en la capital, Bagdad y en las ciudades de Najaf y Nasiriya, en el sur del país el jueves. La radicalización de la violencia continuaba el viernes.

Las fuerzas de seguridad mataron a tres personas e hirieron a otras ocho en Nasiriyah cuando los manifestantes intentaron entrar a la ciudad para reanudar una sentada, explicaron funcionarios de seguridad y hospitalarios.

Las fuerzas de seguridad dispararon fuego real en la víspera para dispersar a los inconformes que ocupaban dos puentes clave, matando a 31 personas

Al-Sistani dijo también que los manifestantes deben diferenciarse entre pacíficos y aquellos con intenciones malignas de apropiarse de su movimiento, luego de la quema de un edificio del consulado iraní en Najaf el miércoles.

Según las autoridades, el incendio fue perpetrado por saboteadores ajenos a quienes se manifiestan de forma pacífica.

El partido islámico Dawa pidió al Parlamento que se reúna de inmediato y elija un Gobierno alternativo, según un comunicado.