Internacional

Apoya Texas las teorías conspiratorias de Trump

Auditarán elección presidencial

The Texas Tribune / Once meses después persiste la controversia

Reese Oxner/James Pollard/The Texas Tribune

domingo, 26 septiembre 2021 | 05:00

Austin— Los funcionarios de Texas de tres de los cuatro condados cuyas elecciones de 2020 están siendo auditadas por la oficina del secretario del Estado, dijeron el viernes que la medida es un movimiento partidista innecesario para sembrar dudas sobre los resultados de los comicios en que perdió Donald Trump.

Los funcionarios de los condados de Harris, Dallas y Tarrant sostienen que sus resultados electorales de 2020 fueron precisos, haciéndose eco de la afirmación de un funcionario electoral estatal a principios de este año de que la elección fue “tranquila y segura”. Los funcionarios del Condado de Collin no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

“Los teóricos de la conspiración que quieren proponer todas estas formas o razones por las que piensan que esta elección no fue correcta, es muy posible que encuentren algo más (para dudar)”, dijo el juez republicano del Condado de Tarrant, Glen Whitley. “Es hora de moverse”.

Whitley y los funcionarios de Harris también dijeron que no se les informó sobre las auditorías que los motivaron. Dijeron que se enteraron de ellos por un comunicado de prensa enviado el jueves por la noche por un portavoz de la oficina del secretario del Estado. El fiscal del Condado de Harris, Christian Menefee, dijo que una auditoría puede tener muchas formas, pero la administradora de elecciones del Condado de Harris, Isabel Longoria, dijo que su oficina no había escuchado ningún detalle de los planes del estado hasta el mediodía del viernes. Longoria dijo que el Condado ya ha confirmado los resultados de las elecciones en varias ocasiones.

“Si la gente quiere escucharlo una y otra vez y otra y otra vez, no hay nada malo, genial”, dijo. “¿Pero en qué momento vas a estar dispuesto a escuchar la verdad, que no pasó nada con las elecciones de noviembre de 2020?”

Tras petición de Trump

El secretario del Estado anunció la “auditoría forense completa” en los condados horas después de que el ex presidente Donald Trump solicitara que el gobernador republicano Greg Abbott agregue un proyecto de ley de auditoría electoral para la tercera sesión especial de este año de la Legislatura de Texas. 

La solicitud de Trump se produjo a pesar de que ganó la votación del estado. Desde su derrota por reelección el año pasado, Trump ha promovido afirmaciones infundadas de fraude electoral, incluso en un mitin con simpatizantes que precedió a la letal insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

El Condado de Tarrant ha sido tradicionalmente republicano, pero el presidente demócrata Joe Biden venció por poco a Trump allí el año pasado. Aun así, la oficina del secretario del Estado pareció identificarlo como un condado republicano el jueves.

Menefee dijo que el momento del anuncio de las auditorías justo después de que Trump presionó al gobernador, muestra que la auditoría se está haciendo de “mala fe”.

La oficina de Abbott y la oficina del secretario del Estado han permanecido en silencio desde el comunicado de prensa del jueves por la noche que anunciaba las auditorías. 

Batalla política

En Texas, el Gobierno nombra al secretario de Estado, quien se desempeña como el principal funcionario electoral. Ese puesto está actualmente vacante porque Abbott no ha nombrado un reemplazo para Ruth Ruggero Hughs, quien renunció después de que el Senado de Texas se negó a confirmar su nombramiento.

La jueza del Condado de Harris, Lina Hidalgo, una demócrata, criticó a los líderes de Texas por ordenar la auditoría y dijo que haría “todo lo que esté en su poder” para detenerla, aunque ella y otros funcionarios de Harris expresaron su confianza en los resultados.

“Cada vez que entablamos una conversación sobre estas acusaciones falsas, damos crédito a la mentira”, dijo. “A través de todas las impugnaciones judiciales que presentó el ex presidente, a través de la legislación que se aprobó innecesariamente con el pretexto de un supuesto fraude en esta pasada sesión legislativa, siempre hay algo nuevo porque esto tiene una motivación totalmente política”.

Hizo un llamado a los legisladores para que se opongan a la auditoría, que dijo que es simplemente un intento de atraer a los partidarios de Trump.

“Está claro que esto es parte de una tendencia más amplia en la que los líderes estatales de todo el país están tratando de competir sobre quién puede ganarse el favor del presidente Trump, para controlar el flanco extremo de su partido”, dijo.

‘Un gobernador débil’

El juez del Condado de Dallas, Clay Jenkins, un demócrata, se hizo eco de los comentarios de Hidalgo.

“Este es un gobernador débil que abierta y descaradamente sigue las órdenes de un ex presidente caído en desgracia. El gobernador Abbott está desperdiciando los fondos de los contribuyentes para pisotear a los texanos, la libertad de voto, todo para apaciguar a su titiritero”, dijo Jenkins por mensaje de texto.

Jenkins dijo en una entrevista que el Condado de Dallas no se resistirá a la auditoría por ahora, pero si el Estado pide más de lo que el Condado cree que es adecuado según el Código Electoral, podría cuestionarlo en la Corte.

Si el proceso de Texas se parece a lo que ocurrió recientemente en el Condado de Maricopa en Arizona, la auditoría podría demorar un poco. Según el sitio de noticias azcentral.com, los resultados informados el jueves de una auditoría de un mes de duración en Maricopa que comenzó el 22 de abril y se realizó a mano confirmaron lo que informaron los funcionarios electorales en noviembre: el presidente Joe Biden ganó allí.