Internacional

Ataca Rusia puerto ucraniano; peligra acuerdo sobre granos

Rusia lanzó misiles el puerto de Odesa, en sur de Ucrania, a un día de acuerdo para desbloquear exportaciones de grano para aliviar escasez

Reforma

Reforma

sábado, 23 julio 2022 | 08:34

Odesa, Ucrania.- Misiles rusos alcanzaron el sábado el puerto de Odesa, en el sur de Ucrania, según el Ejército ucraniano, amenazando un acuerdo histórico firmado apenas ayer para desbloquear las exportaciones de grano desde los puertos del Mar Negro y aliviar la escasez mundial de alimentos causada por la guerra.

El acuerdo firmado el viernes por Moscú y Kiev, con la mediación de las Naciones Unidas y Turquía, fue aclamado como un avance tras casi cinco meses de duros combates desde que Rusia invadió a su vecino. Se considera crucial para frenar la subida de los precios de los alimentos a nivel mundial al permitir la exportación de grano desde los puertos del Mar Negro, incluida Odesa. 

Funcionarios de la ONU habían dicho el viernes que esperaban que el acuerdo estuviera operativo en unas semanas, pero aún no estaba claro si eso sería posible tras los ataques de este sábado.

 Dos misiles rusos Kalibr impactaron en la infraestructura del puerto de Odesa, mientras que otros dos fueron derribados por las fuerzas de defensa aérea, escribió el Mando Operativo Sur de Ucrania en la aplicación de mensajería Telegram.

  "En el contexto de lo que está sucediendo actualmente con el grano ucraniano, el ataque se llevó a cabo exactamente donde está el grano", dijo Yuriy Ignat, portavoz de la fuerza aérea ucraniana.

 Los misiles de crucero fueron disparados desde buques de guerra en el Mar Negro, cerca de Crimea, añadió.

  Un comunicado del Ministerio de Defensa ruso, en el que se describen los avances en la guerra, no menciona ningún ataque en Odesa.

  El ataque parecía violar los términos del acuerdo del viernes, que permitiría el paso seguro dentro y fuera de Odesa y otros dos puertos ucranianos.

  El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, condenó "inequívocamente" los ataques reportados, dijo un portavoz, añadiendo que todas las partes se habían comprometido con el acuerdo de exportación de grano.

  "Estos productos se necesitan desesperadamente para hacer frente a la crisis alimentaria mundial y aliviar el sufrimiento de millones de personas necesitadas en todo el mundo", dijo el portavoz Farhan Haq en un comunicado. "La plena aplicación por parte de la Federación Rusa, Ucrania y Turquía es imperativa".

  El viernes, Guterres había calificado el acuerdo como "un faro en el Mar Negro".

  Paso seguro 

 Ucrania ha minado las aguas cercanas a sus puertos como parte de sus defensas de guerra, pero bajo el acuerdo los pilotos guiarán a los barcos por canales seguros en sus aguas territoriales.

 Un Centro de Coordinación Conjunta (CCC), formado por miembros de las cuatro partes del acuerdo, controlará los barcos que transiten por el Mar Negro hacia el estrecho del Bósforo en Turquía y hacia los mercados mundiales.

 Todas las partes acordaron el viernes que no habría ataques a estas entidades y que sería tarea del CCC resolver si se observa alguna actividad prohibida.

  El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano, Oleh Nikolenko, dijo en Facebook que "el misil ruso es un escupitajo de Vladimir Putin en la cara", de Guterres y el Presidente turco Tayyip Erdogan, y añadió que Ucrania estaba agradecida por las medidas que habían tomado para alcanzar el acuerdo.

 El Ministerio de Relaciones Exteriores pidió a las Naciones Unidas y a Turquía que se aseguren de que Rusia cumpla sus compromisos.

 La Embajadora de Estados Unidos en Kiev, Bridget Brink, calificó el ataque de "indignante", escribiendo en Twitter: "El Kremlin sigue usando la comida como arma. Rusia debe rendir cuentas".

  Alza en precios de los alimentos

  El bloqueo de los puertos ucranianos por parte de la flota rusa del Mar Negro desde la invasión del 24 de febrero ha atrapado decenas de millones de toneladas de grano y ha dejado varados a muchos barcos.

  Esto ha empeorado los cuellos de botella de la cadena de suministro mundial y, junto con las sanciones occidentales a Rusia, ha avivado la inflación de los precios de los alimentos y la energía.

  Rusia y Ucrania son los principales proveedores mundiales de trigo y la guerra hizo que los precios de los alimentos se dispararan. La crisis alimentaria mundial ha llevado a unos 47 millones de personas a padecer "hambre aguda", según el Programa Mundial de Alimentos.

 El acuerdo del viernes pretende evitar la hambruna en los países más pobres inyectando más trigo, aceite de girasol, fertilizantes y otros productos en los mercados mundiales.

 Funcionarios de la ONU afirmaron el viernes que el acuerdo, que se espera que esté plenamente operativo en unas semanas, restablecerá los envíos de grano desde los tres puertos reabiertos a los niveles anteriores a la guerra de 5 millones de toneladas al mes.

 Moscú ha negado su responsabilidad en la crisis alimentaria, culpando a las sanciones occidentales de frenar sus propias exportaciones de alimentos y fertilizantes y a Ucrania de minar los accesos a sus puertos del Mar Negro.

 El Presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, declaró el viernes que el acuerdo permitiría vender cereales por valor de unos 10 mil millones de dólares y exportar aproximadamente 20 millones de toneladas de la cosecha del año pasado.