Internacional

Atacante de Pelosi se dejó convencer por las teorías de conspiración, aseguran

David DePape se declaró este martes no culpable en una breve comparecencia en una corte de San Francisco

Associated Press / La fiscal de distrito de San Francisco, Brooke Jenkins, anunció cargos estatales contra David DePape, incluido intento de asesinato. DePape está acusado de irrumpir en la casa de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y atacar a su esposo con un martillo

The New York Times

martes, 01 noviembre 2022 | 18:12

San Francisco.- Hace seis años, David DePape no era muy afortunado, vivía debajo de un árbol en un parque y deambulaba afuera de una tienda de madera en Berkeley, California, en busca de trabajo.

“¿Ustedes conocen a las personas que se sientan afuera para esperar que alguien venga y les ofrezca trabajo?”, recordó Frank Ciccarelli, un carpintero que construye casas y fabrica muebles.

“Él se sentaba allí, así que yo lo recogía y empezó a trabajar para mí. Realmente trabajaba bien”.

En los siguientes años, Ciccarelli se hizo muy cercano a DePape, aun cuando él trabajaba menos y parecía pasar más tiempo en línea, inmerso en teorías de conspiración de la derecha --- justo hasta hace una semana, cuando le pagó a DePape su salario más reciente.

DePape, quien tiene 42 años, se declaró este martes no culpable en una breve comparecencia en una corte de San Francisco para enfrentar varios cargos de delito grave estatal después que los investigadores señalaron que irrumpió en la casa de la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi la semana pasada en el elegante vecindario de Pacific Heights y golpeó a su esposo, Paul Pelosi, con un martillo.

DePape también enfrenta cargos federales por intento de secuestro contra la señora Pelosi y de atacar al pariente de un funcionario federal como se destacó en una demanda entablada el lunes.

Investigadores aseguran que DePape tenía la misión de tomar como rehén a Pelosi, interrogarla y luego fracturarle las rodillas si le “mentía”.

La presidenta de la Cámara, que es la tercera figura política más poderosa del país, se encontraba en Washington al momento del ataque.

La Policía dijo que el caso tenía motivaciones políticas y ha incrementado el temor de que haya violencia política antes de las elecciones de medio término, en medio de una oleada de amenazas contra los legisladores en todo el país, que los oficiales han culpado a la intensa proliferación de teorías de la conspiración y retórica violenta que circula en las redes sociales de la derecha.

Adam Lipson, abogado de oficio que le asignaron a DePape, prometió “una vigorosa defensa” y que una posible estrategia que utilizaría sería destacar la “vulnerabilidad” de su cliente ante la desinformación y teorías de conspiración que son prominentes en la vida política estadounidense.

En los seis años que ha conocido a DePape, Ciccarelli dijo que fue testigo de una transformación, de un hombre tímido y muy trabajador, aunque problemático, a un hombre que cada vez estaba más aislado y cautivo de sus pensamientos más oscuros.