Internacional

Aumentan casos de niños contagiados de Covid en estados menos vacunados

Las hospitalizaciones pediátricas se han multiplicado en todo el país

/ El doctor Xiaowu Gai y la doctora Jennifer Dien Bard, junto con sus colegas del Children's Hospital Los Angeles están usando secuenciación genómica para rastrear mutaciones de SARS-CoV-2 y variantes de Covid-19

The New York Times

jueves, 09 septiembre 2021 | 14:58

Nueva York— Así como millones de familias en Estados Unidos navegan enviando a sus hijos de regreso a la escuela en un momento incierto de la pandemia, la cantidad de niños ingresados en el hospital con Covid-19 ha aumentado a los niveles más altos reportados hasta la fecha. Casi 30 mil de ellos ingresaron a hospitales en agosto.

Las hospitalizaciones pediátricas, impulsadas por un aumento récord de las infecciones por coronavirus entre los niños, se han multiplicado en todo el país, abrumando los hospitales infantiles y las unidades de cuidados intensivos en estados como Louisiana y Texas.

Los niños siguen siendo marcadamente menos propensos que los adultos, especialmente los adultos mayores, a ser hospitalizados o morir a causa del Covid-19. Pero el creciente número de niños que ingresan al hospital, por pequeño que sea en comparación con los adultos, no debe ser una ocurrencia tardía, dicen los expertos, sino que debe alentar a las comunidades a realizar más esfuerzos para proteger a sus residentes más jóvenes.

Los funcionarios de salud pública y los expertos también advierten que incluso pequeños aumentos en el número de pacientes pediátricos con Covid-19 pueden ejercer una gran presión sobre los hospitales pediátricos y las Unidades de Cuidados Intensivos, muchos de los cuales ya están sobrecargados por la escasez de enfermeras y un aumento inusual de virus sincitial respiratorio en el verano o RSV, por sus siglas en inglés

La presión sobre los recursos hospitalarios para los niños ha llevado a los médicos y ejecutivos de hospitales a suplicar a los adultos que se vacunen y vuelvan a usar cubrebocas y al distanciamiento social para proteger a los niños, especialmente a los menores de 12 años, que aún no pueden vacunarse.