PUBLICIDAD

Internacional

Autos chinos le roban el foco a los alemanes en show en Munich

La comparación dejo de manifiesto los problemas económicos del país germano

The New York Times / En junio, la producción de la industria automotriz disminuyó en un 3.5 por ciento comparada con el mes anterior

The New York Times

martes, 05 septiembre 2023 | 21:07

Durante décadas, la frase “Hecho en Alemania” era una señal de tecnología automotriz y diseño de vanguardia.

Pero ahora, las automotrices alemanas se están quedando rezagadas en la competencia global para producir más autos eléctricos, y algunos ejecutivos están utilizando una nueva frase pegajosa para describir lo rápido que necesitan ponerse al día: “A la velocidad china”.

El término refleja la rápida transformación de la industria automotriz china en un gigante de las baterías. Y esa velocidad quedó de manifiesto este lunes en la IAA Mobility, un show automotriz masivo que se efectuó en Munich, en donde los autos recién llegados de China se robaron el show.

BYD, una automotriz china de autos eléctricos que superó a Volkswagen como la marca mejor vendida de China en este año, dio a conocer un nuevo y elegante sedan y vehículo utilitario deportivo que provocó el aplauso de la muchedumbre que asistió al evento.

“Creo que los europeos están muy petrificados sobre el desempeño de autos chinos en Europa”, comentó Matthias Schmidt, un analista independiente del mercado de autos eléctricos con sede en Berlín.

El show llegó en un momento precario para la industria automotriz alemana, que es la más grande de Europa y más ampliamente para la economía alemana.

Las automotrices alemanas, que en algún momento fueron el impulsor crucial de la economía del país, se han convertido en un lastre.

En junio, la producción de la industria automotriz disminuyó en un 3.5 por ciento comparada con el mes anterior, pesando en la producción industrial total del país que cayó en un 1.5 por ciento.

El estancamiento va más allá de las automotrices. El resultado económico en Alemania está estancado, abatido por el alto costo de la energía y la materia prima, un efecto de la invasión de Rusia a Ucrania el año pasado.

Prominentes empresas alemanas, incluyendo a Volkswagen y la gigante de químicos BASF, han retrasado sus planes de expansión o han anunciado que construirán en regiones con incentivos atractivos, incluyendo a China y Estados Unidos.

La persistente alta inflación está aniquilando el poder adquisitivo de los alemanes y contribuyendo al pesimismo de los consumidores y negocios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD