Internacional

Avanza por Floyd lucha antirracista

A dos meses del asesinato de George Floyd, las protestas han persistido en varias partes de EU, en medio de un clima de reformas policiales

Reforma

Reforma

sábado, 25 julio 2020 | 09:39

Ciudad de México.- A dos meses del asesinato del afroestadounidense George Floyd por un policía blanco que presionó su rodilla sobre el cuello del detenido por más de ocho minutos, la lucha contra el racismo en EU no se ha apagado, persisten las protestas en varias partes del país, mientras avanzan las propuestas o aprobaciones de reformas a las fuerzas del orden.

Las movilizaciones estallaron en más de 140 ciudades de la Unión Americana y algunas se han mantenido activas hasta la fecha, como las de Portland.

Ante la mirada de los manifestantes, se han presentado al menos cuatro proyectos a nivel federal, por el Congreso y por el Ejecutivo, para controlar el abuso de poder de los agentes.

Los estados y municipios también han planteado decenas de propuestas de reforma policial, como es el caso de Arkansas, California, Connecticut, Nueva York y Minnesota, donde se ubica la ciudad de Minneapolis, lugar en el que fue asesinado Floyd.

En junio, el Gobernador de NY, Andrew Cuomo, firmó una serie de reformas, incluida la derogación de una ley que protegía los registros disciplinarios de la Policía del escrutinio público.

El pasado lunes, el Congreso de Minnesota aprobó amplias medidas de reforma policial, entre ellas la prohibición de estrangulamientos y restricciones de cuello, en lo que representa uno de los cambios más significativos en la historia de la justicia penal de la entidad, dijeron los partidarios.

El acuerdo, que también prohíbe el entrenamiento "estilo guerrero" para los oficiales, aumenta la recopilación de datos sobre incidentes mortales relacionados con la Policía y requiere que los agentes intervengan, en caso de ser necesario, si uno de sus compañeros está haciendo uso excesivo de la fuerza.

Las demandas de los manifestantes de recortar el financiamiento de los departamentos de Policía o al menos reformarlos se da cuando datos oficiales y de varias investigaciones señalan que lo afrodescendientes tienen más posibilidades de morir a manos de un agente que otros grupos.

Un estudio reciente de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard mostró que los negros son hasta seis veces más propensos a ser asesinados por la Policía que los blancos.

El 6 de junio se dio una de las jornadas más numerosas en las calles del país, cuando medio millón de personas acudió a casi 550 puntos del territorio para protestar, según el diario The New York Times.

Cuatro encuestas de mediados de junio sugieren que entre 15 y 26 millones de personas en el país han participado en manifestaciones por el homicidio de Floyd.

Estas cifras convertirían a las recientes protestas en el movimiento más grande en la historia del país, según académicos y especialistas en conteo de multitudes consultados por el Times.

La Marcha de las Mujeres de 2017 tuvo una participación de entre tres y cinco millones de personas en un solo día, pero fue un evento altamente organizado. En conjunto, las recientes protestas de Black Lives Matter, de naturaleza más orgánica, parecen haber superado con creces esos números, dicen las encuestas.

La lucha contra el racismo también desembocó en el derribo de estatuas que honran a antiguos esclavistas o colonizadores por parte de multitudes.

En las protestas, han sido blanco -entre otras- estatuas de Cristóbal Colón; Jefferson Davis, ex Presidente de los Estados Confederados; y Francis Scott Key, quien fue escritor del himno nacional de EU y dueño de esclavos.

El miércoles, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley para retirar las estatuas del General Robert E. Lee y otros líderes confederados del Capitolio estadounidense. La medida también implicaría la remoción del busto del ex presidente de la Suprema Corte Roger B. Taney, autor de la decisión de 1857 de Dred Scott que declaró que los afroamericanos no podían ser ciudadanos.

La Cámara aprobó el proyecto por 305 votos a favor y 113 en contra, enviándolo al Senado controlado por republicanos, donde las perspectivas, sin embargo, son inciertas.