Internacional

Ayuda de 900 mmdd no llevará a Biden muy lejos

El presidente electo enfrenta otros retos además de la pandemia: hay millones de ciudadanos sin trabajo y empresas luchan por sobrevivir, entre otros

Associated Press / Joe Biden

The New York Times

lunes, 04 enero 2021 | 15:30

Nueva York— Con su inauguración presidencial a solo unas semanas de distancia, Joseph R. Biden Jr. se enfrenta a una crisis económica que no tiene paralelo y, sin embargo, inquietantemente familiar.

Millones de estadounidenses están sin trabajo, las pequeñas empresas luchan por sobrevivir, el hambre es desenfrenada y la gente en todo el país teme ser expulsada de sus hogares. El momento fue igualmente peligroso hace exactamente 12 años, cuando Biden era el vicepresidente electo y se preparaba para asumir el cargo.

"Recuerdo el terror absoluto", dijo Cecilia Rouse, quien fue asesora económica en la Casa Blanca de Obama y ha sido elegida para dirigir el Consejo de Asesores Económicos de Biden.

El plan de ayuda para la pandemia de 900 mil millones de dólares, que los legisladores moderados impulsaron a través del Congreso el mes pasado, proporciona a la administración entrante un respiro. Este segundo nivel de ayuda entregará cheques de estímulo de 600 dólares, ayudará a las pequeñas empresas y extenderá los beneficios federales por desempleo hasta mediados de marzo.

Pero como Biden ya ha dejado claro, es simplemente un "pago inicial": un breve puente para atravesar un invierno oscuro y no lo suficiente para restaurar la salud de la economía.

Más de 19 millones de personas siguen recibiendo algún tipo de prestación por desempleo y muchos empresarios se preguntan si podrán sobrevivir el año. La crisis del coronavirus ha empeorado las desigualdades y los trabajadores en el extremo inferior del espectro de ingresos, que son desproporcionadamente afroamericanos e hispanos, soportan la peor parte del dolor.

Al mismo tiempo, los cuellos de botella en el lanzamiento de las vacunas contra el Covid-19, así como los temores sobre una cepa mucho más transmisible del virus, podrían retrasar aún más la reactivación de grandes sectores de la economía como restaurantes, viajes, entretenimiento en vivo y deportes.

“Nos espera algunas aguas turbulentas, incluso mientras seguimos llegando al otro lado de la pandemia”, dijo Rouse.