Internacional

Biden, 'desconsolado' por muerte de Desmond Tutu

Joe Biden se dijo 'desconsolado' por muerte de Desmond Tutu, arzobispo opositor de apartheid; Obama, Reina Isabel y otros enviaron mensajes

Reforma

Reforma

domingo, 26 diciembre 2021 | 19:17

Washington DC, EU.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este domingo que estaba "desconsolado" por el fallecimiento de Desmond Tutu, pero afirmó que el legado del arzobispo sudafricano trasciende las fronteras y tendrá "eco a través de los tiempos". 

En una declaración conjunta con la Primera Dama, Jill Biden, el Mandatario alabó el "valor y la claridad moral" del icono de la lucha contra el apartheid, fallecido el domingo a los 90 años.

"Desmond Tutu siguió su vocación espiritual de crear un mundo mejor, más libre y más igualitario", dijeron los Biden.

En 1984, Tutu fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por su oposición no violenta al apartheid. Una década después, presenció el fin de ese régimen y presidió una Comisión de la Verdad y Reconciliación, creada para descubrir las atrocidades cometidas durante esos días oscuros.

A Biden se le unieron otros dirigentes y ex dirigentes de todo el mundo que rindieron honores al religioso, incluyendo al ex Mandatario de EU, Barack Obama.

"El arzobispo Desmond Tutu era un mentor, un amigo y un faro moral, para mí y para tantos otros", afirmó Obama, otro premio Nobel de la Paz.

El presidente del Consejo Europeo, que representa a los 27 países de la UE, Charles Michel, rindió homenaje a "un hombre que dio su vida por la libertad con un compromiso profundo por la dignidad humana", mientras que el Primer Ministro británico Boris Johnson lo calificó de "figura crítica" en la lucha por crear una nueva Sudáfrica.

La Reina Isabel II, por su parte, se dijo "profundamente entristecida" por la muerte del arzobispo, mientras que el Papa Francisco destacó su papel en la "promoción de la igualdad racial y la reconciliación".

Y el Dalai Lama, viejo amigo de Tutu, elogió a "un gran hombre enteramente dedicado al servicio de sus hermanos y hermanas".

Tanto negros como blancos consideraban a Tutu la conciencia de la nación, un testimonio perdurable de su fe y espíritu de reconciliación en una nación dividida.

Le diagnosticaron cáncer de próstata a fines de la década de 1990 y en los últimos años fue hospitalizado en varias ocasiones para tratar infecciones asociadas con su tratamiento contra el cáncer. La Presidencia de Sudáfrica, que informó del fallecimiento de Tutu, no dio detalles de la causa.

Tutu predicó contra la tiranía de la minoría blanca, pero su lucha por una Sudáfrica más justa nunca terminó, y llamó a la élite política negra a rendir cuentas con tanta lucha como los afrikaners blancos.