Internacional

Biden llega a Abadía de Westminster para funeral de Reina

El Presidente Joe Biden y su esposa Jill llegaron a la Abadía de Westminster para participar en funeral de Estado de la Reina Isabel II

Reforma
Reforma
Reforma
Reforma

Reforma

lunes, 19 septiembre 2022 | 08:12

Londres.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegó la mañana de este lunes a la Abadía de Westminster para ocupar su lugar reservado durante el funeral de Estado de la Reina Isabel II. 

Biden llegó junto con su esposa, la Primera Dama Jill Biden. El Mandatario estadounidense se encuentra entre los cientos de jefes de Estado y líderes políticos de todo el mundo que asisten al funeral en Londres.

  Otros invitados comenzaron a llegar horas antes al lugar, desde las 8:00 horas locales. Los dignatarios llegaron más tarde, con muchos jefes de Estado reunidos en un hospital cercano para ser conducidos en autobús a la abadía.

 La Abadía de Westminster es donde Isabel se casó en 1947 y fue coronada en 1953.

 Este día repleto de eventos funerarios en Londres y Windsor comenzó temprano cuando las puertas de Westminster Hall, un salón de 900 años de antigüedad, se cerraron para los dolientes después de que cientos de miles se presentaran frente al ataúd de la Reina desde el 14 de septiembre. Muchos de ellos pasaron frías noches al raso para presentar sus respetos ante el féretro de la reina, en una conmovedora muestra de duelo nacional.

  El cierre del salón ponía fin a cuatro días completos en los que la reina yació en cuerpo presente y daba inicio al primer funeral de estado británico desde el celebrado en 1965 por Winston Churchill, el primero de los 15 Primeros Ministros del reinado de Isabel.

  Dos días antes de su muerte el 8 de septiembre en su residencia veraniega de Balmoral, la reina nombró a su última Primera Ministra, Liz Truss.

  El lunes fue declarado feriado nacional en honor de Isabel, que murió a los 96 años. Su funeral se retransmitiría en vivo a unos 200 países y territorios del mundo, y se mostraría en pantallas para la multitud en parques y espacios públicos británicos.

 Policías de todo el país participarían en la mayor operación policial de un día de la historia de Londres.

  La noche antes del funeral, el Rey Carlos III dio las gracias a la gente y dijo que él y su esposa Camila, la Reina consorte, estaban "enormemente conmovidos" por la gran cantidad de personas que habían acudido a despedirse de la reina.

 Para el funeral, el ataúd de Isabel será trasladado desde el Salón de Westminster, al otro lado de la calle hasta la Abadía de Westminster, en un carro real de armas. Se utilizó el mismo carruaje para llevar los ataúdes de los fallecidos Reyes Eduardo VII, Jorge V y Jorge VI, así como el de Churchill.

 El funeral terminará con dos minutos de silencio seguidos por el himno nacional y una pieza de gaita, antes de que el ataúd se lleve en procesión, escoltado por unidades militares con traje de gala y sus hijos caminando detrás, al arco de Wellington cerca del Palacio de Buckingham.

 Después del funeral, el ataúd de la Reina será llevado al Castillo de Windsor para ser enterrado.