Internacional

'Boom del gas socava metas climáticas', advierten en COP27

Boom del gas natural provocado por guerra en Ucrania socava esfuerzos para limitar calentamiento global, indicó informe presentado en COP27

Agencia Reforma

Agencia Reforma

jueves, 10 noviembre 2022 | 13:05

El Cairo, Egipto.- El boom del gas natural provocado por la guerra está socavando los esfuerzos ya insuficientes para limitar el calentamiento futuro del planeta a apenas unas décimas de grado, según un nuevo reporte. 

La infraestructura de gas, incluidas instalaciones de gas licuado, planificada y construida debido a una crisis energética desencadenada por la invasión rusa de Ucrania añadiría el equivalente de mil 900 millones de toneladas de dióxido de carbono al año a la atmósfera para 2030, según un reporte publicado el jueves por Climate Action Tracker en la cumbre internacional del clima en Egipto (COP27).

Es suficiente gas de efecto invernadero para "complicar, si no complicar de forma catastrófica, las posibilidades de lograr" el objetivo de limitar el calentamiento a 1.5 grados Celsius desde la era preindustrial, indicó el científico climático Bill Hare, director general de Climate Analytics, uno de los grupos que participa en Climate Action Tracker, que monitorea y analiza las promesas y medidas climáticas.

El mundo ya se ha calentado entre 1.1 y 1.2 grados Celsius desde la era preindustrial, lo que deja poco espacio para mantener el incremento bajo el límite de 1.5 grados fijado en la cumbre de París en 2015.

La cantidad de proyectos de gas natural licuado que se han planificado conmocionó a los analistas, dijo Hare. El informe estima que si todos los proyectos se construyen, se producirían cinco veces la cantidad de gas ruso que se supone que sustituirían.

"Esta reacción a la crisis energética es una exageración que debe reducirse", dijo el reporte.

Una clave de cómo calculan los científicos la probabilidad de que el mundo se mantenga en 1.5 grados es el presupuesto de dióxido de carbono, o cuánto puede emitirse aún antes de 2050 sin superar los 1.5 grados. El reporte señala que los proyectos de gas natural licuado anunciados consumirían en torno al 10 por ciento de ese presupuesto de 460 mil millones de toneladas. Quedan unos nueve años de margen en ese presupuesto, dijo Hare.

En torno al 70 por ciento de las nuevas instalaciones de gas previstas están en Norteamérica, dijo Hare. Europa, que necesita el gas pero no lo produce, invierte en sistemas para recibirlo. El reporte señaló que si se construye todo lo anunciado, o bien habrá demasiada contaminación o bien habrá activos energéticos que quedarán sin uso.

Los líderes de la industria del gas natural afirman que su combustible es la respuesta al problema del mundo, no un problema en sí.

"La conversación global ha cambiado. Y lo que ha cambiado es la versión reconocida de lo esencial que es la energía no sólo para la seguridad económica, sino para la seguridad nacional", dijo Karen Harbert, directora general de la American Gas Association. "El gas natural no sólo es esencial para la sobrevivencia de Ucrania, puede hacer mucho para abordar las emisiones de dióxido de carbono del mundo. Puede hacer mucho para sacar a la gente de la pobreza energética. Y aquí en Estados Unidos, somos afortunados de tener mucho gas natural en este momento".

El ex Vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, activista climático desde hace más de 30 años, dijo hace décadas que él y otras personas veían el gas natural como un puente al futuro porque ayudaba a Estados Unidos y otros países a abandonar el carbón, mucho más contaminante. Pero ya no.

"Ahora creo que es un clásico puente a ningún sitio", dijo Gore a The Associated Press en una entrevista durante la cumbre internacional del clima en Egipto. Un problema especialmente grande del gas natural son las fugas de metano en gasoductos, pozos y otras instalaciones, señaló.

La promesas de recortes de emisiones en metano "aún no han cumplido las expectativas", indicó el reporte sobre acciones climáticas, ya que los grandes emisores se han limitado a hacer promesas pero no han tomado medidas.

Desde la conferencia climática del año pasado, señaló la organización, apenas ha habido progresos en compromisos y acciones para reducir las emisiones de dióxido de carbono.