Internacional

Busca Canadá a dos sospechosos de masacre

Damien Sanderson y Myles Sanderson son los dos sospechosos de los apuñalamientos en Canadá

Reforma

lunes, 05 septiembre 2022 | 12:07

Ottawa, Canadá.- La Policía de Canadá busca a dos sospechosos de ataques con arma blanca que dejaron 10 muertos y 15 heridos en dos localidades remotas, una de ellas de mayoría indígena.

La matanza en la comunidad indígena de James Smith Cree Nation y en la vecina ciudad de Weldon se cuenta entre los mayores actos de violencia masiva de la historia de Canadá.

El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo en Twitter que los ataques fueron "horrorosos y desgarradores" y se declaró "shockeado y devastado".

Tras llamadas de emergencia, la Policía encontró ayer 10 cuerpos en James Smith Cree Nation y Weldon, en la provincia de Saskatchewan, dijo la subcomisaria de la Real Policía Montada de Canadá, Rhonda Blackmore.

"Varias víctimas adicionales resultaron heridas, 15 de las cuales fueron trasladadas a varios hospitales", explicó.

"Estamos buscando activamente a los dos sospechosos, e investigando las varias escenas del crimen".

Los sospechosos fueron identificados como Damien Sanderson y Myles Sanderson, de 30 y 31 años respectivamente, ambos de cabello negro y ojos cafés. Se cree que huyeron en un Nissan Rogue color negro, precisó Blackmore. Agentes policiales se desplegaron para capturarlos.

Blackmore indicó que la Policía recibió una primera llamada a las 5:40 hora local, dando parte de un apuñalamiento en James Smith Cree Nation, rápidamente seguida de varias llamadas más informando de otros ataques como este.

Las personas que llamaron identificaron a los sospechosos, destacó la funcionaria.

Diane Shier, residente de Weldon, dijo al diario Saskatoon Star Phoenix que uno de sus vecinos, un hombre que vivía con su nieto adulto, murió en el ataque. Según los informes, el nieto se escondió en el sótano y llamó a la Policía.

"Eran alrededor de las 07:30. Mi esposo estaba en el jardín. Vio que los autos de la Policía y una ambulancia llegaban a la ciudad. Es una ciudad pequeña. Esto es terrible, terrible. Todavía tenemos las puertas cerradas, nos quedamos adentro, no queremos salir", declaró al periódico.

Otro vecino, Ruby Works, dijo que los asesinatos van a perseguir a la ciudad por un tiempo.

"Nadie en esta ciudad volverá a dormir tranquilo. Van a tener terror de abrir la puerta", advirtió.

Robert Rush, quien también vive en la zona, dijo que había dejado a su nieta en casa para ir a comprar un pastel de cumpleaños para su esposa.

"Le di dos pistolas y un bate", contó.

Víctimas en la mira

Las autoridades creen que algunas de las víctimas estaban en la mira de los sospechosos y otras fueron atacadas de forma aleatoria, dijo Blackmore, añadiendo que es demasiado temprano para abordar el móvil de estos crímenes.

El jefe de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas, Bobby Cameron, lamentó "la violencia indescriptible que se cobró la vida de personas inocentes".

Tres helicópteros fueron enviados desde Saskatoon y Regina a las dos ciudades en que se produjeron los hechos, para trasladar a víctimas y llevar un médico al lugar.

Trece escenas del crimen en la comunidad indígena y Weldon estaban siendo peinadas en busca de pistas, y se estaba llevando a cabo una persecución masiva en tres provincias.

La comunidad de James Smith Cree Nation, con 2 mil 500 habitantes, declaró estado de emergencia local. También se pidió a los residentes de Saskatchewan que permanezcan en sus casas por seguridad.

El máximo de recursos

Los sospechosos fueron vistos en un primer momento en Regina, capital de la provincia, situada unos 300 kilómetros al sur. La alerta y la búsqueda se extendieron luego a las provincias vecinas de Manitoba y Alberta, una vasta región cuyo tamaño equivale a la mitad del continente europeo.

Blackmore aseguró que se ha desplegado el máximo de recursos policiales para encontrar a los sospechosos, si bien se desconoce su localización y la dirección en la que viajan.

Por su lado, la autoridad sanitaria de Saskatchewan señaló que activó los protocolos de emergencia para lidiar con "un alto número de pacientes críticos".

En los últimos años, Canadá vive una sucesión de ataques de una violencia inusual. En abril de 2020, un hombre con un arma se hizo pasar por policía y mató a 22 personas en Nueva Escocia.