Internacional

Buscan frenar prohibición al aborto en Indiana

Los operadores de clínicas de aborto en Indiana presentaron una demanda para bloquear la prohibición a la interrupción legal del embarazo, la cual podría entrar en vigor en dos semanas

Reforma

miércoles, 31 agosto 2022 | 07:40

Indianapolis, Estados Unidos.- Los operadores de clínicas de aborto en Indiana presentaron una demanda este martes para bloquear la prohibición estatal contra la interrupción legal del embarazo antes de que entre en vigencia en dos semanas. 

La demanda presentada en un tribunal del condado de Monroe afirma que la prohibición, que incluye excepciones limitadas, "priva de los derechos fundamentales de las personas que buscan servicios de aborto en violación de la Constitución de Indiana.

Pide a un juez que bloquee la entrada en vigor de la ley el 15 de septiembre, argumentando que la entrada en vigor de esta ley infringirá el derecho a la privacidad de los habitantes de Indiana, violará la garantía de igualdad de privilegios e inmunidades de Indiana e incluye un lenguaje inconstitucionalmente vago.

La Legislatura de Indiana, dominada por los republicanos, aprobó restricciones más estrictas al aborto durante una sesión legislativa especial de dos semanas que finalizó el 5 de agosto, convirtiéndose en el primer estado en hacerlo desde que la Suprema Corte anuló el histórico fallo que permitía a las mujeres realizar esta práctica hasta las 23 semanas.

La ley de Indiana incluye excepciones, permitiendo abortos en casos de violación e incesto, antes de las 10 semanas posteriores a la fecundación; proteger la vida y la salud física de la madre; y si a un feto se le diagnostica una anomalía letal.

La demanda se presentó en nombre de los partidarios del derecho al aborto, incluida Planned Parenthood, que opera cuatro de las siete clínicas de aborto autorizadas de Indiana, junto con grupos que operan dos de las otras clínicas y un médico que realiza abortos.

Será escuchado por un juez en el condado de Monroe, en el sur de Indiana, que incluye la ciudad de tendencia liberal de Bloomington y el campus principal de la Universidad de Indiana.

Los nueve jueces del condado son demócratas, mientras que todos los demás condados con clínicas de aborto tienen jueces que han sido elegidos como republicanos o designados por gobernadores republicanos.

Ken Falk, director legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Indiana, dijo que la demanda se presentó en el condado de Monroe porque allí hay una clínica de abortos, pero no respondió a una pregunta sobre si el grupo buscaba un juez amistoso.

Jennifer Drobac, profesora de derecho de la Universidad de Indiana, aseveró que creía que presentar la denuncia en Bloomington podría ser donde los opositores a la prohibición "tengan la mayor oportunidad de éxito".

Los líderes legislativos republicanos apuntaron que creían que los tribunales confirmarían las restricciones al aborto.

"Nos propusimos aprobar un proyecto de ley en la sesión especial que protegería la vida y apoyaría a las madres y los bebés, y eso fue lo que hicimos", dijo el presidente interino del Senado, Rodric Bray, en un comunicado.

"Siempre fue nuestra intención redactar un proyecto de ley que pudiera resistir un desafío constitucional, y espero ver que ese sea el caso".

La cuestión legal de si la Constitución de Indiana protege el derecho al aborto no está clara, dijo Ken Falk, director legal de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Indiana, que presentó la demanda.

Falk señaló una decisión de la corte de apelaciones estatal de 2004 que decía que la privacidad era un valor central bajo la constitución estatal que se extendía a todos los residentes, incluidas las mujeres que buscaban un aborto.

Pero la Corte Suprema de Indiana luego confirmó una ley que ordenaba un periodo de espera de 18 horas antes de que una mujer pudiera someterse a un aborto sin decidir si la Constitución del estado incluía el derecho a la privacidad o al aborto.

El líder del grupo antiaborto más destacado de Indiana argumentó que la Constitución estatal protege la vida como uno de los "derechos inalienables".

"Confiamos en que el estado prevalecerá y rezamos para que no se bloquee la entrada en vigor de la nueva ley el 15 de septiembre, sabiendo que cualquier retraso significará que la matanza indiscriminada de niños por nacer continuará en las clínicas de aborto en todo Indiana", indicó el director ejecutivo de Indiana Right to Life, Mike Fichter.

Drobac dijo que creía que el argumento de que la Constitución estatal prohíbe a los legisladores despojar a algunos residentes de los privilegios legales que están disponibles para otros es un argumento sólido en contra de la prohibición del aborto.

"Cuando miras a las personas que quedan embarazadas, su atención médica se regula de una manera que no se regula la atención médica de las personas que no quedan embarazadas", señaló.

"Los hombres, por ejemplo, pueden acceder a la panoplia completa de recursos médicos disponibles en una situación de salud".

Según la nueva ley de Indiana, los abortos solo se pueden realizar en hospitales o centros ambulatorios propiedad de hospitales, lo que significa que todas las clínicas de aborto perderían sus licencias.

Cualquier médico que haya realizado un aborto ilegal sería despojado de sus licencias médicas estatales y podría enfrentar cargos penales por delitos graves punibles con hasta seis años de prisión.

La prohibición de Indiana siguió a la tormenta política sobre una víctima de violación de 10 años que viajó a Ohio, estado vecino con Indiana, para interrumpir su embarazo.