Internacional

Buscan miles cercar Lima

Miembros de comunidades aimaras realizaron ayer un bloqueo en el Puente Internacional Ilave, en Puno, Perú, al tiempo que se dirigían a la capital Lima

Agencia Reforma

martes, 17 enero 2023 | 06:46

Lima, Perú.- Miles de peruanos de varias regiones del país andino empezaron ayer su andar hacia Lima para realizar una megamarcha y forzar la renuncia de la Presidenta Dina Boluarte, en medio de violentas protestas que suman medio centenar de muertos en más de un mes.

Según reportes de medios locales, algunos grupos ya llegaron a la capital, donde se espera que cerca de 50 mil aimaras aviven las movilizaciones antigubernamentales. 

"Vamos a estar en Lima para hacer escuchar nuestra voz de protesta", prometió el dirigente Jimmy Mamani, presidente de la Asociación de Centros Poblados de la provincia El Collao, una zona aimara de la región de Puno, fronteriza con Bolivia, mientras se preparaba junto a centenares de campesinos para emprender el viaje.

"Definitivamente ya está pactado (con campesinos de otras regiones)".

Mamani, Alcalde del poblado de San Isidro, es uno de los centenares de campesinos que salieron dispuestos a recorrer los mil 350 kilómetros que separan su comunidad de Lima.

"Vamos a ingresar por los cuatro conos de Lima (norte, sur, este, oeste). Queremos hacer una movilización pacífica sin inconvenientes", agregó.

El dirigente aimara indicó que la protesta será como la "Marcha de los cuatro suyos", en alusión a la masiva manifestación de tres días que proviniendo de los cuatro rincones de Perú, en julio de 2000, desembocó en la caída del régimen autocrático de Alberto Fujimori (1990-2000) en noviembre de ese año.

La plataforma actual de pedidos es política y se resume en tres puntos: renuncia de Boluarte, elecciones inmediatas y convocatoria de una Asamblea Constituyente. El Gobierno ya ha rechazado todas estas peticiones.

"No es justo que el Ejecutivo no pueda escuchar nuestros pedidos, ellos hacen oídos sordos. La verdad uno ya está molesto y a estas alturas dialogar con ellos es algo que no se puede", sostuvo Mamani.

Durante el trayecto a la capital, al menos unos 3 mil pobladores de la ciudad de Andahuaylas (sureste), en la región de Apurímac, fueron retenidos por la Policía en el distrito de Humay, en la provincia de Pisco (a unos 240 kilómetros al sur de Lima), para realizarles controles de identificación.

"Somos de Andahuaylas estamos emprendiendo este viaje a la ciudad de Lima. La marcha es pacífica, no somos violentistas somos agricultores humildes", dijo un campesino.

Desde Cusco, decenas de campesinos en buses partieron hacia la capital, distante a mil 100 kilómetros.

Según medios locales, el panorama en los exteriores del Palacio de Gobierno fue habitual durante la jornada de ayer.

La Administración de Boluarte amplió el fin de semana el estado de emergencia por 30 días en Lima, Cusco, Callao y Puno para frenar las protestas, autorizando a los militares a intervenir junto a la Policía para mantener el orden público.

También extendió por 10 días el toque de queda de las 20:00 a las 4:00 horas en Puno, epicentro de las manifestaciones.

Los bloqueos viales siguen dando la pauta del ritmo de las protestas. Ayer, permanecieron cerrados 96 tramos de carreteras por manifestantes en 9 de las 25 regiones.

En la región La Libertad (norte), por primera vez este año pobladores bloquearon con neumáticos incendiados la carretera panamericana norte, que conecta a Lima con ese extremo del país.

En Puno, decenas de pobladores aimaras bloquearon el puente internacional Ilave que sirve de tránsito hacia Bolivia.

El Gobierno ha asegurado que evitará lo que califica de "asonada" sobre Lima, pero al mismo tiempo ha subrayado que respeta el derecho a la protesta pacífica.