Internacional

Cerrará en Dakota del Norte la única clínica para abortos

Salvo la intervención de un juez, la Clínica de Mujeres de Red River brindará servicios para interrumpir los embarazos el miércoles y luego cerrará

Reforma

miércoles, 27 julio 2022 | 11:59

Washington DC, Estados Unidos.- La única clínica de abortos de Dakota del Norte se está preparando para lo que podría ser su último día de procedimientos, con una prohibición de activación que entrará en vigencia el jueves y que probablemente obligará a las pacientes a viajar kilómetros para recibir atención. 

Salvo la intervención de un juez, la Clínica de Mujeres de Red River brindará servicios para interrumpir los embarazos el miércoles y luego cerrará.

La propietaria Tammi Kromenaker está construyendo una nueva clínica en Moorhead, Minnesota, con casi un millón de dólares que fueron recaudados a través de GoFundMe.

Kromenaker no ha dicho cuándo abrirá la nueva clínica y no respondió a los mensajes del martes. Planned Parenthood ha dicho que puede realizar abortos en sus propias instalaciones de Moorhead para llenar el vacío si es necesario, pero no está claro si eso sucederá.

Una vez que la prohibición de Dakota del Norte entre en vigencia, las clínicas de aborto más cercanas estarán en Minneapolis y Duluth, Minnesota, a unas cuatro horas en auto desde Fargo, y en Billings, Montana, que está a casi cuatro horas de la frontera occidental de Dakota del Norte.

Destini Spaeth, líder voluntaria de un grupo independiente que ayuda a financiar esta práctica en Dakota del Norte, está investigando soluciones temporales hasta que se abra la clínica Moorhead. Eso podría incluir ayudar a pagar los viajes a Minnesota y Montana.

"Tener que cruzar las fronteras estatales y que te traten y hablen de eso como un criminal en tu estado natal y te obliguen a viajar a otro lugar, suplicando atención, desesperada por recibir atención(...) tiene que ser tan traumático", dijo.

Kristi Wolff, directora ejecutiva de la Red de Mujeres de Dakota del Norte, aseguró que el grupo de defensa de las mujeres todavía remite a las personas a la Clínica de Mujeres de Red River o a un médico "si eso es lo que se necesita".

Wolff señaló que ha recibido numerosas llamadas de mujeres que muestran mucha incertidumbre, desesperación e ira por lo que les espera.

"Si no hay una clínica operando dentro de Dakota del Norte, las mujeres tendrán que viajar más lejos",aseguró.

"Para hacer eso, tienen que tener los recursos para un transporte adecuado, ya sabes, dinero para gasolina, cuidado de niños, tiempo libre en el trabajo, necesitan todas esas cosas. Tener que hacer eso solo para ir a la atención médica, eso es inaceptable".

La clínica está demandando en la corte estatal bloquear la ley de activación, que se aprobó hace años para entrar en vigencia si la Suprema Corte revocaba el precedente Roe vs. Wade que establecía el derecho al aborto.

La demanda argumenta que una prohibición sería contraria a la constitución estatal.

También argumenta que el Fiscal General Drew Wrigley inició prematuramente la cuenta regresiva de 30 días para que la ley entre en vigencia.

"No estoy conteniendo la respiración por una orden judicial", dijo Spaeth.

"Creo que nos estamos preparando para que mañana sea el último día de clínica en Dakota del Norte por un tiempo".

La primera clínica de abortos en Fargo abrió en 1981, en una casa de dos pisos que tenía más de 70 años.

Fue el sitio de intensas protestas a principios de la década de 1990 provocadas por un grupo nacional que se encerró en autos, árboles, letreros de calles y otros objetos. La clínica se mudó a su ubicación actual en el centro de Fargo en 1998.

Si bien la mudanza a Moorhead agregará un par de kilómetros para los pacientes de las Dakotas, también significará que el grupo semanal de manifestantes contra el aborto no viajará mucho más.

Algunos de ellos calificaron de agridulce el final de Fargo planeado para el miércoles y dijeron que reanudarán sus puestos cuando se inaugure la nueva clínica.

McKenzie McCoy, directora ejecutiva de North Dakota Right To Life, dijo que está "encantada de que la clínica cierre", pero no ignora el hecho de que están reabriendo otra a unos kilómetros de distancia.

"Así que continuaremos yendo a Minnesota para amar a estas mujeres y mostrarles que estamos aquí para ustedes, independientemente de la decisión, pero que realmente hay otras soluciones", aseveró.