Internacional

Chocan en EU por órdenes de uso de mascarillas

Pese a recomendación de expertos en EU de usar mascarillas y entidades que lo ordenan, políticos conservadores aún las rechazan

Reforma

Reforma

viernes, 17 julio 2020 | 09:05

Nueva York, EU.- Acompañando a las imágenes de personas con máscaras quirúrgicas en la pantalla, estaba la voz profunda y suave de Morgan Freeman con un mensaje a Estados Unidos: "Cuando usas una máscara, tienes mi respeto. Porque tu máscara no te protege, me protege a mí".

Con actores famosos, música dramática de fondo y ojos deslumbrantes de personas que miran por encima de sus máscaras, una amplia campaña publicitaria nacional presentada el jueves por el estado de Nueva York, una vez el centro de la pandemia de coronavirus, tuvo como objetivo educar a las personas sobre cómo cubrirse la boca y la nariz podría salvar vidas.

El hecho de que fuera necesario, seis meses desde que el virus se detectó por primera vez en los Estados Unidos, habla de la prolongada lucha por el uso de máscaras. En las reuniones del Gobierno local y en las líneas de las cajas para pagar en grandes tiendas, los estadounidenses continúan luchando por uno de los métodos más simples que recomiendan los funcionarios de salud para detener la propagación del virus.

Una ola de nuevos requisitos de máscara se han emitido en los últimos días, en medio de casos crecientes en muchas regiones, incluidos más de 74 mil nuevos casos de coronavirus en todo el país, la mayor cantidad en un solo día. Se requerirán cubrimientos faciales en tiendas como Walmart, Target y CVS, y en un número creciente de estados liderados por republicanos donde los gobernadores alguna vez se resistieron a tales mandatos.

Más de la mitad de los estados han emitido requisitos de máscara en todo el estado, incluido Arkansas, donde el Gobernador Asa Hutchinson, un republicano, anunció el jueves un requisito de cubrirse la cara, luego de adoptar previamente un enfoque menos directo. El Gobernador Jared Polis, de Colorado, demócrata, también emitió una orden de máscara el jueves, aunque previamente había cuestionado si un mandato similar podría ser ejecutable.

Pero sigue existiendo una resistencia firme en muchos círculos, incluidos algunos líderes republicanos que ven los requisitos de máscara como una amenaza a la libertad personal.

El Gobernador Brian Kemp de Georgia, quien anunció esta semana que suspendería todos los mandatos de máscaras locales, presentó una demanda desafiando la autoridad de los líderes en Atlanta para exigir máscaras dentro de los límites de su ciudad. Como Alcaldesa de Atlanta, señala la demanda, Keisha Lance Bottoms "no tiene la autoridad legal para modificar, cambiar o ignorar las órdenes del Gobernador Kemp".

Y en Oklahoma, el Gobernador Kevin Stitt dijo esta semana que seguía oponiéndose a una orden de máscara, incluso después de convertirse en el primer mandatario estatal en dar positivo por el virus. "No puedes elegir qué libertades vas a dar a la gente", dijo Stitt durante la llamada de Zoom en la que anunció su prueba positiva.

Las máscaras han sido ampliamente aceptadas en muchos países europeos y asiáticos. Gran Bretaña y Francia emitieron pedidos de máscara a nivel nacional para ciertos lugares públicos esta semana, uniéndose a una larga lista de países que ya los requerían.

Pero en Estados Unidos, inicialmente hubo confusión y directrices cambiantes sobre las máscaras. El tema se politizó cuando, incluso mientras los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) comenzaron a instar a los estadounidenses a que se cubrieran la cara, el Presidente Donald Trump enfatizó que la medida era voluntaria y dijo que no creía que "lo iba a hacer". Trump usó públicamente una máscara por primera vez el sábado.

Los funcionarios de salud pública ven cada vez más las máscaras como un arma poderosa contra el virus, particularmente después de que la Organización Mundial de la Salud reconoció que el virus puede transmitirse por el aire, con pequeñas gotas respiratorias capaces de permanecer en el aire durante horas.

Las máscaras pueden bloquear las gotitas respiratorias peligrosas que de otro modo se propagarían por personas infectadas, y el uso de máscaras universales puede ayudar a detener la transmisión involuntaria de personas asintomáticas.

En un ejemplo citado por los CDC esta semana, se acreditó que el uso de máscaras evitó que dos estilistas con la enfermedad en una peluquería en Missouri propagaran el virus a casi 140 clientes, ninguno de los cuales se enfermó. El Dr. Robert R. Redfield, director de los CDC, dijo el martes en una entrevista con el Journal of the American Medical Association que si todos los estadounidenses aceptaran el uso riguroso de máscaras, el país podría controlar el virus en uno o dos meses.

La gran mayoría de los estadounidenses apoyan el uso de máscaras, sugiere el sondeo. Según una encuesta de Gallup realizada en línea del 29 de junio al 5 de julio, el 72 por ciento de los adultos encuestados dijeron que siempre o muy a menudo usaban una máscara cuando estaban fuera de sus hogares, mientras que el 18 por ciento dijo que usaban una máscara rara vez o nunca.

Pero en algunas áreas conservadoras, usar una máscara para la cara también se considera un símbolo político y cultural, y los requisitos de máscara se han considerado una infracción grave.

"No es absolutamente aceptable en un mundo libre", dijo Ammon Bundy, quien una vez dirigió una toma armada de un refugio de vida silvestre de Oregon y protestaba contra una ordenanza de máscara en Idaho el jueves.

Idaho se ha enfrentado a un fuerte aumento en los casos y advertencias de los líderes del hospital sobre la trayectoria en el estado, y una junta de salud local programó una reunión para discutir las máscaras. Pero el jueves surgió una acalorada discusión entre manifestantes y funcionarios locales de salud. Una niña comenzó a llorar, llegaron policías para calmar la situación y la junta canceló la reunión.

Las opiniones contradictorias sobre las máscaras se han vuelto especialmente pronunciadas en partes del sur. Los gobernadores republicanos de los estados vecinos, Alabama y Georgia, emitieron órdenes marcadamente diferentes el miércoles a pesar de enfrentar brotes urgentes.

La Gobernadora Kay Ivey de Alabama emitió una orden de máscara en todo el estado, lo que generó rechazo por parte de algunos en las filas de la Legislatura estatal republicana, incluso cuando Kemp suspendió todos los mandatos de máscara locales, una medida que afectó al menos a una docena de ciudades y se comprometió a desafiar de algunos funcionarios.

"Es como una rebelión", dijo Russell Edwards, demócrata y el alcalde provisional del condado de Athens-Clarke, Georgia, de donde es Kemp.

Antes de que se presentara la demanda de Kemp, la Alcaldesa de Atlanta, Bottoms, una demócrata que dio positivo por el virus, parecía anticipar el desafío del Gobernador de su autoridad para mantener la orden.

"No tengo miedo de que la ciudad sea demandada", dijo, "y defenderé nuestras políticas en contra de cualquier persona, cualquier día de la semana".

En Nueva York, donde el virus golpeó temprana y duramente, existe el temor de que la oposición a las máscaras en otras partes del país pueda conducir a un resurgimiento en el estado.

El Gobernador demócrata Andrew Cuomo, dio a conocer el jueves la campaña publicitaria nacional para promover el uso de máscaras con ocho anuncios televisivos de 30 segundos con estrellas como Robert De Niro y Jamie Foxx.

La campaña se produce cuando Nueva York, que logró frenar un brote que ha resultado en más de 30 mil muertes, está tratando de evitar que el virus regrese al estado. Se supone que los viajeros de 22 estados donde aumentan los casos deben ponerse en cuarentena durante 14 días a su llegada a Nueva York.

"Solo podemos vencer a este virus si estamos unidos como uno solo, no divididos por ideología o política", dijo Cuomo, y agregó: "Me pongo una máscara para protegerte, y tú usas una máscara para protegerme. Es tan simple como eso ".

Los gobernadores republicanos en estados con casos crecientes enfrentan cada vez más presiones de todos los lados. Después de que el Gobernador Greg Abbott de Texas revirtió su posición sobre las máscaras faciales y emitió una orden estatal, los grupos republicanos en un puñado de condados aprobaron resoluciones que lo censuraban. Si bien las resoluciones son simbólicas, se encuentran entre las formas más sólidas en que los líderes locales pueden expresar su desaprobación.

Abbott defendió su orden de máscara el jueves para evitar otra orden de quedarse en casa.

"Sé que muchos de ustedes están frustrados, yo también. Sé que a muchos de ustedes no les gusta el requisito de máscara, a mí tampoco", dijo en un mensaje de video en la convención republicana estatal virtual.

"Lo último que cualquiera de nosotros quiere es volver a cerrar Texas. Debemos hacer todo lo que podamos para evitar eso ".