Internacional

Cientos de hindúes se bañan en río sagrado cubierto de espuma tóxica

El río sagrado Yamuna está contaminado

Excélsior

miércoles, 10 noviembre 2021 | 22:02

Decenas de personas acudieron a bañarse en el río Yamuna, lugar cubierto por una gruesa capa de espuma blanca, generada en gran medida por los contaminantes arrojados por centros industriales de la periferia de Nueva Delhi.

En las fotos se puede ver al río cubierto por una gran capa de espuma, lo cierto es que se trata de sustancias tóxicas cuyos efectos en el cuerpo humano todavía no se pueden medir.

Este miércoles cientos de devotos hindúes se adentraron hasta las rodillas en estas aguas tóxicas, por momentos incluso sumergiéndose por completo para un baño sagrado, durante el festival de Chhath Puja.

El Yamuna, de 1.376 kilómetros (855 millas), es uno de los ríos más sagrados para los hindúes. Es también uno de los más contaminados del mundo.

El río proporciona más de la mitad del agua de Nueva Delhi, lo que representa una seria amenaza de salud para sus habitantes. Se ha contaminado más con el paso de los años, una vez que el drenaje de la capital, los pesticidas agrícolas de estados vecinos y los desechos industriales de las fábricas van a parar a sus aguas a pesar de la existencia de leyes que prohíben la contaminación.

En una ciudad que ya tiene el aire más contaminado del mundo, una vía fluvial peligrosamente insalubre es motivo de preocupación para muchos. De igual forma, los devotos lo visitan cada año durante el festival, el cual está dedicado a la deidad del Sol y se celebra con un baño sagrado.

Rajesh Kumar Verma fue uno de los que se presentaron a orar en las cuencas del Yamuna el miércoles. Sabe que sus aguas son peligrosas, pero igualmente entró, sin inmutarse por los riesgos de salud.

¿Cuál miedo? Si tenemos miedo ¿entonces cómo podemos orar?”, preguntó.

Las autoridades desplegaron lanchas de motor en un intento por dispersar la espuma tóxica. También instalaron barricadas de bambú para mantener la espuma alejada de las cuencas.

La capital de la India, en la que residen más de 20 millones de personas, es una de las ciudades más contaminadas del mundo. Los inviernos en particular se han convertido en una época de problemas de salud, cuando la ciudad se cubre con una neblina tóxica que oscurece el cielo y los niveles de calidad del aire alcanzan niveles catastróficos.

Los niveles de contaminación se disparan mientras los agricultores de las regiones agrícolas vecinas prenden fuego a sus parcelas después de la cosecha en preparación para la próxima temporada.

Delhi está llena de contaminación, pero la vida de las personas continúa. De ese modo, nosotros también seguiremos orando”, dijo Rajendra Mahto, otro devoto.

El miércoles, la calidad del aire en Nueva Delhi era “muy mala”, según SAFAR, la principal agencia de monitoreo ambiental de la India.