Internacional

Condena China penas por abusos a etnias musulmanas

Beijing amagó a Estados Unidos por las posibles sanciones a empresas chinas a causa de abusos a etnias musulmanas uigures en Xinjiang

Reforma

Reforma

miércoles, 15 julio 2020 | 08:48

Beijing, China.- Beijing advirtió que protegerá a las compañías de China ante la advertencia de Estados Unidos sobre posibles problemas legales si éstas colaboran en los abusos perpetrados a las minorías musulmanas en la región de Xinjiang. 

Los señalamientos de Washington -realizados en relación con las violaciones de derechos humanos de las comunidades uigur en el país asiático- se presentaron en medio de una creciente tensión entre China y la Unión Americana sobre temas como la ley de seguridad en Hong Kong y los roces comerciales.

EU citó varias denuncias de abusos, como la detención en masa, el adoctrinamiento y el trabajo forzado, por parte del gobernante Partido Comunista chino en contra de los musulmanes étnicos.

Por su parte, el Ministerio de Comercio de China acusó a la Casa Blanca de entrometerse en los asuntos internos del país y aseguró que EU había dado un mal uso a las quedas sobre derechos humanos "para reprimir a las empresas chinas".

"Esto es malo para China, malo para Estados Unidos y malo para todo el mundo '', señaló la instancia gubernamental.

"China insta firmemente a Estados Unidos a detener sus malos actos", se agregó en el parte oficial. "China tomará las medidas necesarias para salvaguardar resueltamente los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas''.

La advertencia realizada por EU -emitida el pasado 1 de julio- detalló que algunas compañías de la nación asiática manejaban productos fabricados a partir de trabajo forzado al que se había sometido a las etnias uigures.

De acuerdo con conteos oficiales, China ha detenido aproximadamente a un millón de miembros de grupos étnicos minoritarios musulmanes y los ha mandado a campos de internamiento. Beijing ha descrito dichas instalaciones como centros de formación profesional destinados a contrarrestar el radicalismo musulmán y las tendencias separatistas.

Según los testimonios de algunos de los detenidos, los internos de los campamentos deben a menudo, bajo la amenaza recurrente de violencia, denunciar su religión, cultura e idioma y jurar lealtad al líder del partido comunista y jefe de Estado Xi Jinping.

Washington ha impuesto sanciones, incluida la prohibición de transacciones de propiedad en territorio estadounidense, a cuatro funcionarios chinos ante los abusos referidos.

En respuesta, Beijing anunció represalias no especificadas contra cuatro senadores estadounidenses que han criticado las políticas del Partido Comunista hacia las minorías étnicas musulmanas.