Internacional

Confunde a familias migrantes expulsión de niños a México

Autoridades estadounidenses deportaron indebidamente a menores centroamericanos violando acuerdos internacionales

The New York Times

The New York Times

martes, 03 noviembre 2020 | 13:11

Eva Acuña habló con su hermana adolescente Esther por teléfono, temprano en la mañana del 15 de agosto, aproximadamente una hora antes de que Esther planeara ingresar a los Estados Unidos cerca de la ciudad mexicana de Ciudad Juárez y pedir asilo, el final de un largo viaje desde la casa de Esther en El Salvador.

La señora Acuña, residente legal permanente en Estados Unidos, esperaba escuchar a las autoridades de inmigración estadounidenses sobre el estado de su hermana. Pero en cambio, unas ocho horas después, recibió una llamada de las autoridades de México. En lugar de poner a su hermana bajo custodia, la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos había devuelto a la niña a México, donde estaba en un refugio para niños.

El traslado fue contrario tanto a la política de Estados Unidos como a un acuerdo diplomático pendiente con México, que no permite que los niños de otros países que viajen sin tutores adultos sean expulsados a México. Pero ahora está quedando claro que varios niños han sido expulsados indebidamente después de que la administración Trump cerró la frontera a la mayoría de los solicitantes de asilo debido a la pandemia de coronavirus.

Apenas unas semanas después de que Esther cruzara a Estados Unidos, una mujer hondureña, llamada Paola, caminó con su hijo Nahum de 5 años hasta el borde del puente internacional que conduce a Estados Unidos.

Los dos habían estado viviendo durante meses en un refugio en Matamoros, México, esperando que se reabriera la frontera para poder presentar solicitudes de asilo estadounidenses. Pero Paola decidió enviar a Nahum a los Estados Unidos con la esperanza de que las autoridades estadounidenses le permitieran unirse a su abuelo y tíos en Los Ángeles.

Con miedo de que algo pudiera salir mal, se quedó en el puente esperando noticias. Pero después de unas cinco horas se sintió consternada al ver una camioneta del gobierno mexicano pasar con Nahum adentro.

No está claro cuántos niños no mexicanos han sido expulsados a México, porque tanto el gobierno estadounidense como el mexicano se han negado a proporcionar datos sobre el número de casos. Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos han citado una impugnación legal contra algunas de las expulsiones que han ocurrido durante la pandemia para explicar por qué no pueden dar más detalles. En un tuit del viernes, un vocero de la secretaria de Relaciones Exteriores de México dijo que “por el momento” no tenía registro de menores que ingresaran a México sin familiares acompañantes.

“El gobierno mexicano, junto con la sociedad civil y las organizaciones multilaterales, continuarán con las debidas investigaciones”, dice el comunicado.