Internacional

Controlan talibanes hasta maniquíes

Aunque los talibanes señalan que la misma medida aplica para los maniquíes de ropa masculina, para las afganas es un reflejo de lo que ellas padecen: la privación de sus derechos.

Agencia Reforma

Agencia Reforma

martes, 17 enero 2023 | 09:44

Afganistán.- Bajo el régimen talibán, los maniquíes en las tiendas de ropa para mujer en Kabul, la capital de Afganistán, son un espectáculo inquietante con sus cabezas envueltas en sacos de tela o en bolsas de plástico negro.

Los maniquíes encapuchados son un símbolo del Gobierno puritano de los talibanes en Afganistán. Pero en cierta forma, también son una pequeña muestra de resistencia y creatividad de los comerciantes de ropa de Kabul.

En un inicio, los talibanes querían que los maniquíes fueran decapitados.

                                                                                             

                                                                                               

                                                                                                                     

No mucho después de que tomaron el poder en agosto de 2021, el Ministerio del Vicio y la Virtud de los talibanes decretó que todos los maniquíes fueran removidos de las vitrinas de las tiendas o fueran decapitados, de acuerdo con prensa local. Basaron la orden en una interpretación estricta de la ley islámica que prohíbe estatuas e imágenes de forma humana, ya que podrían ser adoradas como ídolos, aunque también encaja con la campaña de los talibanes para sacar a las mujeres del ojo público.

                                                                         

                                                                                                                

Algunos vendedores de ropa cumplieron. Pero otros resistieron.

Se quejaron de que no podrían exhibir apropiadamente sus ropas o de tener que dañar maniquíes valiosos. Los talibanes tuvieron que modificar su orden y permitieron a los dueños de las tiendas cubrir las cabezas de los maniquíes.

Los dueños de las tiendas tuvieron entonces que balancear entre obedecer a los talibanes y tratar de atraer clientes. La variedad de soluciones que hallaron están en exhibición en la calle Lycee Maryam, una calle comercial de clase media llena de tiendas de ropa en la parte norte de Kabul. Las ventanas de las tiendas y las salas de exhibición están llenas de maniquíes en trajes de noche y vestidos llenos de color y decoración, y todos con varios tipos de cobertores para la cabeza.

                                                                                               

                                                                                                                   

En una tienda, las cabezas de los maniquíes están envueltas en sacos hechos a la medida con el mismo material del vestido tradicional que modelan. Uno, con un vestido morado adornado con conchas de cauri, tenía una capucha morada a juego. Otro, en un vestido rojo bordado en oro, estaba casi elegante con una máscara de terciopelo rojo con una corona de oro en la cabeza. 

    

"No puedo cubrir las cabezas de los maniquíes con plástico o cosas horribles porque haría que mi vitrina y mi tienda se vieran feos".                                                         Bashir, Dueño de una tienda de ropa                                                                                                                                                        

                                                                

Los dueños de las tiendas necesitan mantener las cosas atractivas. La economía ha colapsado desde que los talibanes tomaron el poder y por el consiguiente corte de la financiación internacional, lo que ha sumido a casi toda la población en la pobreza.

                                                                                               

                                                                                                                   

Los vestidos elaborados siempre han sido populares en Afganistán para las bodas, las cuales incluso antes de los talibanes solían segregarse por género, dando a las mujeres la oportunidad de vestirse con sus mejores galas en la sociedad conservadora del país. Bajo los talibanes, las bodas son una de las pocas oportunidades que quedan para reuniones sociales. Pero ante los ingresos tan apretados, se han vuelto menos elaboradas.

Bashir dice que sus ventas son la mitad de lo que solían ser.

                                                              

 "Comprar vestidos de novia, de noche y tradicionales ya no es una prioridad para las personas. Las personas piensan más en comprar comida y sobrevivir".                       Bashir, Dueño de una tienda de ropa                                                                                                                                                        

                                                                                             

                                                                                                            

Otro propietario de tienda, Hakim, moldeó papel aluminio sobre las cabezas de sus maniquíes. Añade cierto destello a su mercancía, consideró.

                                                      

"Hice de esta amenaza y prohibición una oportunidad, y lo hice para que los maniquíes sean incluso más atractivos que antes".                                                                                                                                                                          Hakim, Dueño de una tienda de ropa                                                                                                                                                        

No todos pueden ser tan elaborados. En una tienda, los maniquíes en vestidos sin mangas todos tenían sacos de plástico negro en sus cabezas. El dueño dijo que no tenía dinero para más.

                                                                       

                                                                                               

Otro dueño de tienda, Azis, dijo que agentes del Ministerio del Vicio y la Virtud patrullan regularmente las tiendas y centros comerciales para asegurarse de que los maniquíes estén decapitados o cubiertos. Azis despreció la justificación de los talibanes para las reglas.

 

"Todo mundo sabe que los maniquíes no son ídolos, y nadie los va a adorar. En todos los países musulmanes, los maniquíes son usados para exhibir ropa".                      Azis Dueño de una tienda de ropa                                                                                                                                                        

                                                                       

Un pequeño número de maniquíes masculinos pueden ser vistos en los escaparates, también con las cabezas cubiertas, lo que sugiere que las autoridades están aplicando la prohibición de manera uniforme.

                                                                                               

                                                                                                                    

En un inicio, los talibanes dijeron que no impondrían las mismas reglas duras sobre la sociedad que impusieron durante su primer Gobierno a finales de 1990. Pero han impuesto progresivamente más restricciones, particularmente en las mujeres. Le han prohibido a las mujeres y niñas estudiar más allá del sexto grado, les han prohibido la mayoría de los trabajos y les han exigido que se cubran el rostro cuando están afuera.

                                                                                               

                                                                                               

En un día reciente, una mujer comprando en la calle Lycee Maryam veía a los maniquíes cubiertos.

                                                         

 "Siento que me veo detrás de estas vitrinas, una mujer afgana que ha sido privada de todos su derechos".                                                                                                                RahimaClienta                                                    
                                           
"Cuando los veo, siento que estos maniquíes también están capturados y atrapados, y me da una sensación de miedo".                                                                                                                RahimaClienta                                                    
                                           
 "Siento que me veo detrás de estas vitrinas, una mujer afgana que ha sido privada de todos su derechos".                                                                                                                RahimaClienta                                                    
                                   
 "Cuando los veo, siento que estos maniquíes también están capturados y atrapados, y me da una sensación de miedo".                                                                                                                RahimaClienta