Internacional

Covid en la frontera: los migrantes no son evaluados al llegar a EU

La Patrulla Fronteriza dice que no tiene tiempo ni espacio suficiente para realizar pruebas

The New York Times

The New York Times

miércoles, 28 abril 2021 | 10:01

Dora Eglis Ramírez y Pavel Brigido Rivero partieron de Cuba para buscar asilo en Estados Unidos el año pasado, mientras el coronavirus arrasaba Hispanoamérica.

Comenzando su viaje en Guyana, lograron cruzar ocho países, durmiendo en autobuses y haciendo trabajos ocasionales, sin contraer el virus.

Luego cruzaron la frontera hacia Estados Unidos.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos los interceptaron a finales del mes pasado en el sur de California y transportaron a la pareja a una estación fronteriza muy concurrida. Pasaron 10 días con sus noches en celdas atestadas de brasileños, cubanos, ecuatorianos e indígenas.

Rivero, de 45 años, contrajo el coronavirus y pasó las siguientes dos semanas aislado, junto con su esposa aún sana, en un hotel con unos 200 migrantes más que habían dado positivo por el virus o habían estado expuestos a alguien positivo.

“Estaba sano hasta que me encerraron”, dijo.

A medida que Estados Unidos vacuna a un mayor número de personas y varios estados comienzan a reabrir después de ver tasas de infección más bajas, el hecho de que las autoridades estadounidenses no examinen a los migrantes adultos para detectar el coronavirus en centros de procesamiento fronterizos repletos, está creando una situación potencial para nuevas transmisiones, advierten los funcionarios de salud pública y los operadores de refugios, incluso entre los migrantes que pueden haber llegado sanos a la puerta de Estados Unidos.

Más de 170 mil migrantes cruzaron la frontera en marzo, muchos de ellos provenientes de países que aún enfrentan altas tasas de infección, pero la Patrulla Fronteriza no está realizando pruebas para detectar el coronavirus durante los varios días en que los migrantes recién llegados están bajo custodia de Estados Unidos, excepto en los casos en que los migrantes muestran síntomas obvios.

El gobierno dice que no tiene tiempo ni espacio suficiente para evaluar a los migrantes a su llegada. Entonces, mientras los migrantes se someten a un examen de salud básico, las pruebas se posponen hasta su entrega a grupos comunitarios locales, ciudades y condados, generalmente después de que los recién llegados hayan pasado días confinados en espacios reducidos con decenas de extraños, a menudo durmiendo hombro con hombro en colchonetas en el piso.