Internacional

Crece corrupción en 16 países de América

La percepción de corrupción en 16 países de América aumentó, de acuerdo con el IPC 2019 de Transparencia Internacional

Reforma

Reforma

jueves, 23 enero 2020 | 09:54

Ciudad de México.- La percepción de corrupción en 16 países del continente americano aumentó, de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) anual de 2019, elaborado por el grupo de monitoreo Transparencia Internacional.

El índice, que contempla a 180 naciones en todo el mundo, emplea una escala donde 100 equivaldría a una nación muy limpia y cero a una muy corrupta.

Venezuela (16 puntos), Haití (18) y Nicaragua (22) son los países más corruptos de América, según los datos del organismo, mientras que Canadá (77), Uruguay (71) y Estados Unidos (69) son los menos.

Dinamarca, el país mejor valorado el año pasado, empató por el primer puesto con Nueva Zelanda, ambos con 87 puntos.

Por detrás se situó Finlandia, y Singapur, Suecia y Suiza, empataron por la cuarta posición.

Noruega, Holanda y Alemania y Luxemburgo -las dos últimas igualadas en el noveno puesto- completaron la parte alta de la clasificación.

Los 69 puntos de Estados Unidos, que recibió dos menos que el año anterior, fueron su peor resultado en ocho años, según Transparencia Internacional.

El reporte cita desafíos como las "amenazas a su sistema de controles y balances" y "la influencia cada vez mayor de intereses especiales en el Gobierno", así como el inicio del juicio político a su Presidente, Donald Trump.

El último puesto volvió a ser para Somalia, con nueve puntos. Sudán del Sur, Siria y Yemen quedaron justo por encima.

Más de dos tercios de los países recibieron menos de 50 puntos y el promedio fue de apenas 43, señaló Transparencia Internacional.

Agregó que los mejor situados en su índice tienen una férrea aplicación de las leyes de financiamiento electoral.

"La frustración por la corrupción gubernamental y la falta de confianza en las instituciones habla sobre la necesidad de una mayor integridad política", dijo la directora del grupo, Delia Ferreira Rubio.

"Los gobiernos deben abordar urgentemente el papel corruptor de las grandes corporaciones en la financiación de los partidos políticos y la influencia que tienen en nuestros sistemas políticos".