Internacional

Crisis por Covid en Brasil es una advertencia para el mundo: científicos

Ahora el país está luchando contra una variante más contagiosa

The New York Times

miércoles, 03 marzo 2021 | 12:35

El Covid-19 ya ha dejado un rastro de muerte y desesperación en Brasil, uno de los peores del mundo. Y ahora, el país está luchando contra una variante más contagiosa, incluso cuando los brasileños descartan las medidas de precaución que podrían mantenerlos a salvo.

Ayer, Brasil registró más de 1 mil 700 muertes por Covid-19, la cifra más alta de la pandemia en un solo día.

Los estudios preliminares sugieren que la variante que arrasó la ciudad de Manaos parece ser capaz de infectar a algunas personas que ya se han recuperado de otras versiones del virus. Y la variante ha traspasado las fronteras de Brasil, apareciendo en pequeñas cantidades en Estados Unidos y otros países.

Aunque los ensayos de varias vacunas indican que pueden proteger contra enfermedades graves incluso cuando no previenen la infección por la variante, la mayor parte del mundo no ha sido inoculada. Eso significa que incluso las personas que se habían recuperado y pensaban que estaban a salvo por ahora todavía podrían estar en riesgo, y que los líderes mundiales podrían, una vez más, levantar las restricciones demasiado pronto.

Los brasileños esperaban haber visto lo peor del brote el año pasado. Manaos, capital del estado norteño de Amazonas, se vio tan afectada en abril y mayo que los científicos creyeron que la ciudad pudo haber alcanzado la inmunidad colectiva.

Pero luego, en septiembre, los casos en el estado comenzaron a aumentar nuevamente. En enero, los científicos habían descubierto que una nueva variante, que se conoció como P.1, se había vuelto dominante en el estado. En cuestión de semanas, su peligro se hizo evidente cuando los hospitales de la ciudad se quedaron sin oxígeno en medio de una aglomeración de pacientes, lo que llevó a decenas de personas a morir asfixiadas.

A lo largo de la pandemia, los investigadores han dicho que las reinfecciones por Covid-19 parecen ser extremadamente raras, lo que ha permitido que las personas que se recuperan presuman que tienen inmunidad, al menos por un tiempo. Pero eso fue antes de que apareciera P.1.

Una forma de frenar el aumento sería mediante las vacunas, pero el despliegue en Brasil ha sido lento.

Brasil comenzó a vacunar a los profesionales de la salud y a los adultos mayores a finales de enero. Pero el gobierno no ha logrado asegurar una cantidad suficiente de dosis. Los países más ricos se han apoderado de la mayor parte del suministro, mientras que el presidente Jair Bolsonaro se ha mostrado escéptico tanto sobre el impacto de la enfermedad como sobre las vacunas.

Otros países deberían prestar atención, dijo Ester Sabino, investigadora de enfermedades infecciosas de la Universidad de Sao Paulo, que se encuentra entre las principales expertas en la variante P.1.

“Pueden vacunar a toda su población y controlar el problema solo por un período corto si, en otro lugar del mundo, aparece una nueva variante”, dijo. "Llegará allí algún día".