Internacional

Culpan a agencias federales por fallas en asalto a Capitolio

Señalan que hubo un lento despliegue de la Guardia Nacional mientras escalaba la violencia

The New York Times

martes, 23 febrero 2021 | 12:17

Washington— Tres exaltos funcionarios de seguridad del Capitolio y el jefe de la Policía de Washington culparon este martes a las agencias de Policía federales y al Departamento de Defensa por las fallas de Inteligencia en torno al asalto al Capitolio del 6 de enero y por el lento despliegue de la Guardia Nacional mientras escalaba la violencia.

"Ninguna inteligencia que recibimos predijo lo que ocurrió", dijo Steven Sund, exjefe de la Policía del Capitolio a senadores que están investigando las fallas de seguridad relacionadas con el ataque.

Describió el asalto como "el peor ataque a las agencias policiales y a nuestra democracia que he visto". Dijo además que fue testigo de cómo los alborotadores atacaron a agentes con los puños, tubos, palos y otros artefactos.

"Estos criminales vinieron preparados para la guerra", dijo Sund.

Sund, Paul Irving, ex sargento de armas de la Cámara de Representantes y Michael Stenger, su contraparte en el Senado, dijeron cada uno que no habían visto el reporte de la oficina del FBI en Norfolk, Virginia, que alertaba sobre publicaciones en redes sociales que advertían sobre una "guerra", pese a tener reuniones con la agencia federal.

Robert J. Contee, jefe de Policía de la capital estadounidense, dejó claro que la culpa del lento despliegue de la Guardia Nacional era sólo del Departamento de Defensa, citando que el Ejército había expresado dudas sobre enviar tropas cuando escalaba la violencia.

"Me quedé sorprendido con las respuesta del Departamento del Ejército", dijo Contee.

La reunión conjunta de los comités de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales y del de reglas y Administración es la primera ocasión en que el público ha escuchado las versiones de Sund e Irving, los dos más altos funcionarios de seguridad del Capitolio el día del asalto. Ambos renunciaron luego del ataque.