Internacional

Da Biden esperanza a latinoamericanos

Las promesas en materia migratoria impulsan a personas a alcanzar el ‘sueño americano’

Archivo / El Diario de Juárez / Migrantes a la espera del asilo en 2019

The New York Times

jueves, 28 enero 2021 | 16:23

Ciudad de México— Lograron sobrevivir durante meses en un polvoriento campamento cerca de la orilla del Río Grande en México, dependieron de alimentos que les donaron y de tiendas de campaña, expuestos a los elementos de la naturaleza y a la constante amenaza de los delincuentes.

La frontera estadounidense, que siempre está a la vista, representaba una esperanza pero también un escarnio. Los migrantes habían solicitado refugio allí, pero fueron regresados por la administración del ex presidente Donald J. Trump para que esperaran en México.

Así que, ahora que el presidente Biden está en la Casa Blanca, los migrantes han llorado de alegría y alivio por su elección y esperan que reforme la política de inmigración y mejore las posibilidades de ingresar a Estados Unidos.

Sin embargo, a unos cuantos días del mandato de Biden, muchos de los mismos migrantes están impacientes, y su optimismo está cayendo en la decepción.

“Ellos dijeron, “si ganamos vamos a resolver este problema”. Pero los días han pasado y no vemos que ocurra nada”, comentó Joel Fernández Cabrera de 52 años, un cubano que solicita asilo y que ha estado viviendo dentro y fuera del campamento, en la ciudad de Matamoros durante un año, mientras que su petición de asilo sigue estancada en una corte estadounidense. “Estamos empezando a desconfiar de esta administración”.

La impaciencia es un reflejo de la creciente demanda de alivio entre los migrantes en medio de una pandemia que ha causado una crisis económica y después de cuatro años de esfuerzos de la administración Trump para impedir la inmigración tanto legal como ilegal a Estados Unidos.

También es un indicio de la magnitud del desafío que enfrenta la administración Biden, que ha tratado de calmar las expectativas y la frustración de los migrantes y sus defensores, y ha evitado un flujo de migración a la frontera suroeste.

Sin embargo, el nuevo presidente no ha perdido el tiempo. En el primer día de su mandato, dio a conocer una legislación para la reforma de inmigración que podría crear un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos antes del 2021. Si es aprobaba la medida podría ser tal vez el rediseño de inmigración más ambicioso desde 1986, cuando el presidente Ronald Reagan promulgó una ley para otorgarle estatus legal a tres millones de inmigrantes.