Internacional

Debaten legisladores sobre cómo financiar acuerdo de infraestructura

Para hacer su trabajo aún más difícil, grupos conservadores han empezado una campaña de presión para encontrar un generador de ingresos clave

The New York Times

The New York Times

martes, 13 julio 2021 | 20:30

Washington.-Simpatizantes republicanos del acuerdo bipartidista de infraestructura, están realizando apresuradamente un trabajo preliminar para la votación en el Senado que será tan pronto como la próxima semana, pero se encontraron frente a un tema conocido: cómo financiar los cientos de miles de millones de dólares para ese nuevo desembolso.

Mientras los legisladores optan por una amplia y detallada legislación sobre la infraestructura, el problema del financiamiento --- que ha agobiado al grupo bipartidista desde el principio --- se ha convertido en más polémico.

Actualmente, están acudiendo a la Oficina de Presupuesto del Congreso, que es un árbitro congresista no partidista, para que decida sobre el incremento de ingresos que acordaron en junio, el cual no será suficiente para cubrir los casi los 600 mil millones de dólares para las carreteras, puentes, vías ferroviarias y banda ancha incluida en su plan.

Para hacer su trabajo aún más difícil, grupos conservadores han empezado una campaña de presión para encontrar un generador de ingresos clave: medidas estrictas contra la evasión de impuestos por parte del Servicio de Recaudación Interna, IRS por sus siglas en inglés, que los proponentes aseguran que podría producir tanto como 100 mil millones de dólares que ayudarían a financiar el plan.

“Ésta va a ser una verdadera vulnerabilidad desde este momento hasta el Día de la Elección”, comentó Grover Norquist, jefe de la organización Estadounidenses a favor de la Reforma Fiscal y un veterano activista conservador, en relación con la provisión del IRS.

“Si uno ejerce más presión para auditar más, todos los que vayan a ser auditados, de manera justa o injusta, van a pensar “Ustedes me hicieron esto, allí están sus huellas”.

Su postura refleja un dilema para los republicanos que están atrapados entre dos de sus electorados más vitales; los activistas que están en contra de los impuestos y que se oponen ferozmente al mecanismo de financiamiento y los grupos empresariales, que han presionado fuerte para que haya un acuerdo bipartidista de infraestructura.