Internacional

Declaran más de 11 mil científicos de todo el mundo 'emergencia climática'

Un estudio realizado en 153 países describe objetivos políticos generales que deben cumplirse para abordar el problema

El Diario de Juárez
martes, 05 noviembre 2019 | 10:58

Washington.- Un nuevo estudio realizado por 11 mil 258 científicos en 153 países de una amplia gama de disciplinas advierte que el planeta “enfrenta clara e inequívocamente una emergencia climática”, y proporciona objetivos políticos generales que deben cumplirse para abordar el problema, informó The Washington Post.

El estudio, publicado el martes en la revista Bioscience, fue encabezado por los ecologistas Bill Ripple y Christopher Wolf de la Universidad Estatal de Oregon, junto con William Moomaw, científico climático de la Universidad de Tufts e investigadores en Australia y Sudáfrica. El informe claramente se aleja de las recientes evaluaciones científicas del calentamiento global, como las del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, en el sentido de que no expresa sus conclusiones en el lenguaje dudoso de la incertidumbre y prescribe ciertas medias  políticas que deben tomarse.

El estudio, llamado la “advertencia de los científicos del mundo de una emergencia climática”, marca la primera vez que un gran grupo de científicos se declara formalmente a favor de etiquetar el cambio climático como una “emergencia”, lo cual, según el estudio es causado por una variedad tendencias humanas que juntas están aumentando las emisiones de gases del efecto invernadero.

El documento presenta claramente el gran desafío de reducir las emisiones de gases del efecto invernadero.

“A pesar de 40 años de negociaciones climáticas mundiales, con pocas excepciones, generalmente hemos conducido nuestras vidas como de costumbre y en gran medida hemos fallado en abordar esta situación”, según señala el estudio.

El documento basa sus conclusiones en un conjunto de indicadores fáciles de entender que muestran la influencia humana en el clima, tales como 40 años de emisiones de gases de efecto invernadero, tendencias económicas, tasas de crecimiento en la población, producción de carne per cápita y pérdida global de la cubierta arbórea, así como sus consecuencias, como lo son las tendencias en la temperatura global y el nivel de calor de los océanos.

El estudio también se aparta de otras evaluaciones climáticas importantes, ya que aborda directamente el tema políticamente sensible del crecimiento de la población. El estudio señala que la disminución global en las tasas de fertilidad se ha “desacelerado sustancialmente” durante los últimos 20 años, y pide cambios “audaces y drásticos” en el crecimiento económico y las políticas de población para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Dichas medidas incluirían políticas que fortalezcan los derechos humanos, especialmente para las mujeres y las niñas, y hagan que los servicios de planificación familiar “estén disponibles para todas las personas”, según el documento.

Con respecto a la energía, el estudio hace un llamado para que el mundo “implemente prácticas de conservación y eficiencia energética masivas” y elimine los combustibles fósiles en favor de fuentes de energía renovables, una tendencia que, según señala, no está sucediendo lo suficientemente rápido. También exige que los combustibles fósiles restantes, como el carbón y el petróleo, permanezcan en el suelo, que nunca se quemen para generar energía, un objetivo clave para muchos activistas climáticos.