Internacional

Dejan sin ayuda legal a migrantes arrestados por Texas

Cientos de migrantes arrestados por orden de Texas llevan semanas en cárcel sin ayuda legal ni información de sus casos, según activistas

Reforma

Reforma

martes, 28 septiembre 2021 | 16:41

Texas.- Cientos de migrantes detenidos por las autoridades de Texas bajo una orden del Gobernador Gregg Abbott han permanecido en prisión durante semanas sin que se les presenten cargos, según denuncias de abogados activistas. 

Como parte de su campaña contra la inmigración, Abbott ha ordenado arrestar a los migrantes por delitos estatales, debido a que aplicar la ley de inmigración es responsabilidad federal. Texas ha arrestado a los migrantes por cargos de invasión a la propiedad privada por cruzar en los ranchos de la frontera. Además, el Mandatario estatal ha prometido que construirá un muro fronterizo con los fondos de Texas.

  La mayoría de los hombres arrestados son latinos y muchos no hablan inglés. Han pasado semanas o meses con poca o ninguna ayuda legal, con pocas oportunidades para hablar con sus familias y sin saber por qué están en la cárcel o cuánto tiempo estarán encerrados.

 Los grupos de defensa de los migrantes están pidiendo a los tribunales que liberen a los indocumentados, citando violaciones generalizadas de las leyes estatales y los derechos constitucionales del debido proceso.

 "No podemos tener un país o un sistema en el que se acorrale a las personas así", dijo a The Texas Tribune Amrutha Jindal, una abogada defensora de Houston, de la organización Restoring Justice,que representa a decenas de migrantes. "El sistema se desmorona sin el debido proceso".

 De acuerdo con las leyes de Texas, a los acusados se les debe asignar un abogado dentro de los tres días posteriores a su solicitud, y también exige que sean liberados si los fiscales no presentan rápidamente los cargos.

  Desde que Abbott comenzó su campaña, criticando la inacción del Gobierno de Joe Biden en términos migratorios, Texas ha enviado a unos mil migrantes sospechosos de allanamiento y tráfico de personas a dos prisiones estatales.

  Hasta el viernes, unos 900 hombres seguían encerrados, según funcionarios de prisión.

  "No había nadie que les informara sobre sus casos o su proceso", dijo Jindal. "Están ahí, sentados en la cárcel, y el secretario no tiene registro de que existan".