Internacional

Denuncia ONU ejecuciones del Talibán; se reúne G7

ONU denunció que talibanes han ejecutado a personas en su ofensiva y restringido libertad de mujeres; G7 se reúne hoy por Afganistán

Reforma

Reforma

martes, 24 agosto 2021 | 09:06

Ginebra, Suiza.- La responsable de derechos humanos de Naciones Unidas advirtió el martes que ha recibido reportes creíbles de "ejecuciones sumarias" y restricciones sobre las mujeres en zonas de Afganistán bajo control talibán, lo que avivó el temor sobre lo que podría conllevar su régimen a una semana de la salida programada de las fuerzas estadounidenses. 

Michelle Bachelet instó al Consejo de Derechos Humanos a tomar "medidas firmes y audaces" para monitorear la situación de derechos en Afganistán, donde el Talibán ha recuperado el poder en una rápida ofensiva y desatado el temor a que regrese el brutal régimen que impuso la última vez que estuvo en el poder.

Los líderes talibanes han prometido restaurar la seguridad e intentado mostrar una imagen de moderación, pero muchos afganos son escépticos y se apresuran a salir del país, lo que ha provocado escenas de caos en el aeropuerto internacional de Kabul.

Los reportes desde el terreno son irregulares y ha sido difícil determinar qué tan extendidos podrían ser los abusos, así como si reflejan que los líderes talibanes dicen una cosa mientras hacen otra distinta o si son los combatientes los que actúan por iniciativa propia.

Los líderes del Grupo de los Siete tenían previsto reunirse más tarde el martes para abordar la incipiente crisis de refugiados y el colapso del gobierno afgano. También se esperaba un regateo sobre si la retirada completa de las tropas estadounidenses podría ampliarse más allá de final de mes para dar más tiempo a evacuar a personas desesperadas por marcharse.

Miembros del Gobierno estadounidense se han negado a concretar si la extensión es probable o siquiera posible, ya que un portavoz talibán ha advertido que el 31 de agosto es una "línea roja", y ampliar la presencia estadounidense "provocaría una reacción".

Entre tanto, las trágicas escenas del aeropuerto han conmocionado al mundo. Varios afganos corrieron hasta la pista de despegue la semana pasada, y algunos murieron tras aferrarse a un avión militar de transporte estadounidense cuando despegaba. Al menos siete personas murieron ese día, y otros siete fallecieron el domingo en una estampida de una multitud en pánico. Un soldado afgano murió el lunes en un tiroteo.

Bachelet pidió el martes medidas firmes para investigar los reportes de violaciones de derechos y trató de asegurarse de que la atención internacional sobre el país no se desvanece.

"En este momento crítico, la gente de Afganistán mira al Consejo de Derechos Humanos para defender y proteger sus derechos", dijo. "Insto a este consejo a tomar medidas firmes y audaces, proporcionales a la gravedad de esta crisis, estableciendo un mecanismo dedicado a vigilar de cerca la evolución de la situación de derechos humanos en Afganistán".

Por "mecanismo", Bachelet se refería a la posibilidad de que el consejo nombre una comisión de investigación, un enviado especial o una misión de verificación sobre la situación en Afganistán.

Grupos activistas como Human Rights Watch pidieron una iniciativa de esa clase, pero el borrador del resolución del consejo no incluía un aumento del escrutinio y pareció aplazar cualquier evaluación de la situación de derechos hasta el año que viene.

Bachelet citó reportes de "ejecuciones sumarias" de civiles y ex agentes de seguridad que habían dejado de combatir, reclutamiento de niños soldados y restricciones sobre los derechos de las mujeres a moverse con libertad y el de las niñas a ir a la escuela. Citó también casos de represión sobre protestas pacíficas y de muestras de disidencia.

La responsable de derechos humanos no especificó cuándo se habían producido esos incidentes ni la fuente de sus reportes.

Unos días antes, un grupo privado de inteligencia con sede en Noruega que proporciona información a Naciones Unidas dijo haber obtenido pruebas de que los talibanes habían detenido a afganos incluidos en una lista negra de personas que creían habían ocupado puestos clave en gobiernos previos o con las fuerzas lideradas por Estados Unidos. Varios afganos están escondidos y dicen tener miedo a represalias.

 La última vez que el Talibán gobernó Afganistán, a finales de la década de 1990, el grupo prácticamente confinó a las mujeres a sus hogares, prohibió la televisión y la música, cortó las manos a supuestos ladrones y celebró ejecuciones públicas.

 Bachelet señaló que los líderes talibanes han prometido hace poco respetar los derechos de las mujeres, niñas y minorías étnicas, y evitar represalias.

 "Ahora depende por completo del Talibán convertir esos compromisos en realidad", dijo al consejo de 47 estados miembros, que es el principal organismo de derechos humanos de la ONU.

Reunión secreta entre director de la CIA y líder talibán

El director de la CIA William Burns se reunió con el líder político del Talibán en Kabul en medio de las gestiones para coordinar la evacuación, reveló una fuente oficial.

El funcionario dijo a la AP que el encuentro entre Burns y Abdul Ghani Baradar se realizó en medio del operativo de evacuaciones en aeropuerto de Kabul.

El Washington Post fue el primer en reportar la noticia. La fuente confirmó la versión, pidiendo no ser identificada porque no estaba autorizada para hablar del tema públicamente.