Internacional

Desconfían estadounidenses cada vez más de vacunas contra el Covid-19

Líderes políticos y expertos en salud pública han advertido sobre los peligros de acelerar el proceso

The New York Times

The New York Times

martes, 20 octubre 2020 | 07:56

A medida que la administración Trump ha presionado públicamente para que se desarrolle y apruebe a máxima velocidad una vacuna contra el coronavirus, la asignación de miles de millones de dólares a compañías farmacéuticas, líderes políticos y expertos en salud pública han advertido sobre los peligros de acelerar el proceso.

Esa división solo ha aumentado recientemente, ya que dos de los gobernadores de alto perfil del país, Andrew M. Cuomo de Nueva York y Gavin Newsom de California, revelaron su cautela sobre las posibles vacunas.

Newsom anunció planes para formar un panel independiente en su estado para revisar las vacunas aprobadas por el gobierno federal antes de que se administren a los residentes. "Por supuesto que no aceptaremos la palabra de nadie", dijo en una rueda de prensa ayer, lunes.

El anuncio de Newsom se produjo después de que Cuomo dijera el mes pasado que Nueva York también revisaría las vacunas aprobadas por el gobierno federal, aunque Cuomo relacionó la medida con las dudas que surgieron cuando el presidente Trump sugirió que rechazaría las directrices más estrictas de la Administración de Alimentos y Medicamentos. "Francamente, no voy a confiar en la opinión del gobierno federal", dijo Cuomo.

Encuestas recientes parecen mostrar que el público comparte el escepticismo de los gobernadores, y que la idea de recibir una vacuna tan pronto como esté disponible pierde atractivo para muchos estadounidenses.

En una encuesta realizada por The New York Times y Siena College, el 33 por ciento dijo que definitivamente o probablemente no tomaría una vacuna después de la aprobación de la F.D.A.

En una encuesta de STAT-Harris de aproximadamente 2 mil personas, el 58 por ciento de los encuestados dijeron que se vacunarían de inmediato, frente al 69 por ciento que dijo lo mismo en agosto.

La disminución fue dos veces más pronunciada entre los encuestados afroamericanos: solo el 43 por ciento dijo en octubre que recibiría la vacuna, frente al 65 por ciento en agosto.