Internacional

Descubren unidad ultra secreta rusa que busca desestabilizar a Europa

La Unidad 29155, ha estado activa durante al menos una década, pero funcionarios occidentales lo descubrieron recientemente

The New York Times
martes, 08 octubre 2019 | 14:33
The New York Times

Primero vino una campaña de desestabilización en Moldavia, seguida del envenenamiento de un traficante de armas en Bulgaria y luego un frustrado golpe de estado en Montenegro. El año pasado, hubo un intento de asesinar a un exespía ruso en Gran Bretaña utilizando un agente nervioso. Aunque las operaciones tenían las huellas digitales de los servicios de inteligencia de Rusia, las autoridades inicialmente vieron estos incidentes como ataques aislados y sin relación aparente.

Pero funcionarios de seguridad occidentales han concluido que estas operaciones, y potencialmente muchas otras, son parte de una campaña coordinada para desestabilizar a Europa, ejecutada por una unidad de élite dentro del sistema de inteligencia ruso, la cual se especializa en la subversión, el sabotaje y el asesinato.

El grupo, conocido como Unidad 29155, ha estado activo durante al menos una década, pero los funcionarios occidentales lo descubrieron recientemente. Funcionarios de inteligencia en cuatro países occidentales dicen que no está claro con qué frecuencia se moviliza la unidad y advierten que es imposible saber cuándo y dónde sus operativos atacarán.

El propósito de la Unidad 29155, de cual no se había informado con anterioridad, pone énfasis en el grado en que el presidente ruso, Vladimir V. Putin, está luchando activamente en Occidente enfrascado en una distintiva guerra híbrida —una mezcla de propaganda, ataques cibernéticos y desinformación— así como una confrontación militar abierta.

“Creo que habíamos olvidado cuán orgánicamente despiadados pueden ser los rusos”, dijo Peter Zwack, un oficial de inteligencia militar retirado y ex agregado de defensa de la Embajada de Estados Unidos en Moscú, quien dijo que no estaba al tanto de la existencia de la unidad.

Escondida detrás de muros de concreto en la sede del 161vo. Centro de Entrenamiento de Especialistas de Propósito Especial en el este de Moscú, la unidad se encuentra dentro de la jerarquía de comando de la agencia de inteligencia militar rusa, ampliamente conocida como GRU.

Aunque muchas de las operaciones de GRU siguen siendo un misterio, las agencias de inteligencia occidentales han comenzado a obtener una imagen más clara de su arquitectura subyacente. En los meses previos a las elecciones presidenciales de 2016, los funcionarios estadounidenses dicen que dos unidades cibernéticas GRU, conocidas como 26165 y 74455, hackearon los servidores del Comité Nacional Demócrata y la campaña de Clinton, y luego publicaron embarazosas comunicaciones internas.

El año pasado, Robert S. Mueller III, el fiscal especial que supervisó la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016, acusó a más de una docena de oficiales de esas unidades, aunque todos siguen prófugos. Los equipos de hackeo operan principalmente desde Moscú, a miles de millas de distancia de sus objetivos.