Internacional

Despidos y quejas: Rey Carlos III bajo escrutinio

Carlos III está bajo escrutinio por quejas contra realeza, entre ellas una de que se despedirá a unos 100 empleados que atendían al Rey

Reforma

Reforma

miércoles, 14 septiembre 2022 | 12:44

Londres.- Los reportes de que hasta 100 personas del equipo del Rey Carlos III podrían perder sus empleos están generando más críticas hacia la monarquía británica, días después de que el monarca asumió el trono. 

El diario The Guardian reportó el martes que decenas de empleados de la Casa Clarence, que era la residencia oficial de Carlos, recibieron un aviso de despido. Las noticias llegan en un enorme periodo de transición mientras Carlos y su esposa Camila, la Reina consorte, se mudan al Palacio de Buckingham tras la muerte de la Reina Isabel II el pasado 8 de septiembre.

El Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales dijo que la decisión de anunciar la pérdida de empleos en un periodo de duelo es "nada menos que insensible".

En un comunicado, la Casa Clarence dijo que tras la ascensión de Carlos III al trono, sus operaciones y las de su esposa Camila han "cesado" y "como requiere la ley, ha iniciado un proceso de consulta".

"Nuestro personal ha brindado un servicio prolongado y leal y, aunque algunos despidos serán inevitables, estamos trabajando con urgencia para identificar roles alternativos para la mayor cantidad posible de personal", agregó el comunicado.

The Guardian dijo que un miembro no identificado del personal de Carlos le dijo al periódico que "todos están absolutamente furiosos... la gente estaba visiblemente conmocionada".

Las críticas se sumaron a la prensa negativa para el monarca de 73 años después de que dos videos que lo mostraban visiblemente irritado se volvieron virales en las redes sociales en los últimos días.

En un video, se ve al Rey perdiendo los estribos por un bolígrafo que gotea mientras firmaba un libro de visitas frente a las cámaras en Irlanda del Norte.

Se le escucha exclamar "¡Oh, Dios, odio esto!" y después murmurar "No puedo soportar esta maldita cosa... esto ocurre cada maldita vez".

En el otro video, se ve al nuevo monarca haciendo gestos de irritación hacia su personal para que retiraran de inmediato un portalápices mientras firmaba un documento durante su ceremonia de ascensión.

 El Rey ha estado bajo un intenso escrutinio de los medios y ha tenido una agenda ocupada desde la muerte de su madre en Escocia el jueves. Él y Camila volaron de Escocia a Londres para su ceremonia de ascensión y luego acudieron al Parlamento para dirigirse a los legisladores, antes de volar de regreso a Escocia, donde caminó detrás del ataúd de la reina.

  Luego viajó a Irlanda del Norte el martes y regresó a Londres el miércoles para la procesión del ataúd de la Reina desde el Palacio de Buckingham hasta el Salón de Westminster, en el Parlamento.

Un funeral millonario para la Reina

 En momentos en que Reino Unido encara una creciente inflación, crisis de acceso a la salud y problemas de los ciudadanos para pagar el costo de la vida, el funeral de la Reina Isabel está proyectado para costar unos 9 millones de dólares.

 El ataúd de la Reina ha hecho procesiones fúnebres esta semana. Primero de Balmoral, donde falleció, a la residencia real de Escocia, en Edimburgo. Luego de ahí a la Catedral de St. Giles de la capital escocesa. Desde la Catedral salió escoltada en otra procesión hacia un avión militar que la llevó a Londres.

 Al aterrizar en la capital británica, el ataúd de la monarca fue llevado lentamente en automóvil al Palacio de Buckingham el lunes por la tarde y este martes otra procesión la llevó de ahí al Parlamento, donde permanecerá varios días, hasta el lunes, para que los ciudadanos puedan presentar sus respetos.

Cancelan miles de citas médicas por el funeral 

Mientras se realice el funeral de la Reina Isabel el lunes próximo, en toda Gran Bretaña miles de personas enfrentarán la cancelación de sus citas médicas, el cierre de los bancos de alimentos y de supermercados debido a un sorpresivo feriado nacional.

Muchos pacientes se han visto frustrados tras recibir la noticia de que sus citas del Servicio Nacional de Salud (NHS), por las que habían esperado meses, se han cancelado repentinamente.

"Para los pacientes que han estado esperando hasta dos años para una cirugía electiva o para una cita, si se les cancela el día 19, será increíblemente angustioso", dijo Ellen Welch, copresidenta del grupo de presión de los médicos DAUK.

El NHS británico, gestionado por el Estado, enfrenta la peor crisis de personal de su historia y tiene más de 6 millones de personas en lista de espera para recibir tratamiento hospitalario. Atiende un promedio de 888 mil citas de medicina general cada día, según cálculos a partir de datos de los últimos seis meses.

El NHS "seguirá funcionando y operando a escala ese día", dijo un portavoz de la Primera Ministra Liz Truss. "Obviamente, los fondos individuales están supervisando cualquier posible impacto debido a los aplazamientos", agregó.

Otras organizaciones han enfrentado críticas por sus decisiones de suspender servicios en señal de respeto.

British Cycling se vio obligada a retirar directrices que pedían a la gente que limitara los paseos en bicicleta el lunes tras enfrentarse al ridículo.

Center Parcs, que gestiona aldeas de vacaciones, aconsejó intempestivamente a sus huéspedes que se marcharan el lunes y volvieran al día siguiente, ya que su personal se plegará al luto por el funeral. Más tarde y tras protestas, se retractó y permitió a sus huéspedes quedarse, según medios de comunicación.

El Gobierno ha dicho que no hay obligación de cancelar o posponer los eventos o cerrar los locales y ha dejado las decisiones a las organizaciones.

Algunos bancos de alimentos -un salvavidas para los hogares más pobres- también han anunciado cierres, mientras que varios sindicatos de trabajadores en huelga también han suspendido medidas en señal de respeto.