Internacional

Detectan variante de Covid en Nueva York

Un hombre de unos 60 años se convirtió en el primer caso confirmado en el estado de una variante más contagiosa del virus

/ Peatones en la ciudad de Nueva York

The New York Times

martes, 05 enero 2021 | 11:57

Albany— Nueva York, que alguna vez fue el centro de la pandemia, enfrentó una crisis creciente este lunes debido al ritmo rezagado de las vacunas contra el coronavirus, ya que las muertes continúan aumentando en la segunda ola y el gobernador Andrew M. Cuomo se vio sometido a una presión cada vez mayor para realizar una revisión del proceso.

El pequeño número de receptores de la vacuna es particularmente sorprendente en la ciudad de Nueva York, donde aproximadamente 110 mil personas, en una ciudad de más de ocho millones, han recibido la primera de las dos dosis necesarias para ayudar a prevenir casos graves de la enfermedad. Eso es aproximadamente una cuarta parte del número total recibido por la ciudad.

La preocupación por las vacunas en Nueva York se hace eco de los problemas informados durante un lento despliegue en todo el país, y se produce cuando un hombre de unos 60 años se convirtió en el primer caso confirmado en el estado de una variante más contagiosa del virus. El hombre se estaba recuperando, pero el Sr. Cuomo dijo que los primeros indicios eran que el caso, en la ciudad norteña de Saratoga Springs, era evidencia de propagación comunitaria.

“Creo que está mucho más extendido de lo que la gente cree”, dijo Cuomo.

La confirmación de la variante en Nueva York podría complicar la inoculación prevista de unos 19.5 millones de residentes, y las críticas comenzarán a acumularse por el despliegue. El lunes, el alcalde Bill de Blasio pidió a la administración de Cuomo que permitiera la inoculación de una gama más amplia de trabajadores esenciales y neoyorquinos de 75 años o más.

"Hay mucho más que podemos hacer si aprobamos esas dos categorías", dijo de Blasio en una conferencia de prensa ayer, lunes.

El estado ha tenido un enfoque deliberado en la distribución de la vacuna; hasta el lunes, las vacunas se administraban casi exclusivamente a trabajadores de la salud, residentes de hogares grupales y aquellos que vivían y trabajaban en hogares de ancianos.

Ese enfoque cauteloso también fue evidente en la orientación inicial del estado para determinar qué empleados de atención médica deben tener prioridad para las vacunas; el estado había aconsejado a las clínicas y otras instalaciones que clasificaran a los empleados mediante una matriz que toma en cuenta la edad, las comorbilidades, la ocupación y la sección de la instalación donde trabaja la persona.

Los funcionarios estatales dijeron que la guía de la matriz ya no estaba actualizada, ya que el gobernador autorizó el lunes a una franja más amplia de proveedores de atención médica, y otros potencialmente expuestos al virus, a recibir la vacuna, incluidos pediatras y médicos de atención primaria.

Cuomo rechazó cualquier idea de que su administración tuvo la culpa de no distribuir más vacunas, afirmó que el problema era local e instó a de Blasio y a otros líderes que supervisan los sistemas de hospitales públicos a asumir una "responsabilidad personal" por su desempeño.