Internacional

Detienen ejecución de Melissa Lucio

Revisará otra vez el caso la Corte que la condenó a muerte por asesinato de su hija de dos años

Internet / Así lo dijo: ‘Eso es maravilloso... Oh, gracias, Dios’

Jolie McCullough/The Texas Tribune

martes, 26 abril 2022 | 05:00

Austin— La Corte de Apelaciones Penales de Texas detuvo el lunes la ejecución programada para mañana miércoles, de Melissa Lucio, cuya sentencia de muerte ha provocado protestas internacionales a medida que más personas dudan de su culpabilidad en la muerte de su hija de 2 años.

El tribunal devolvió el caso de Lucio al tribunal del Condado de Cameron, donde originalmente se intentó sopesar si en realidad era inocente, así como si el Estado presentó falso testimonio en el juicio y ocultó evidencia a la defensa.

El fallo de la Corte se produjo minutos antes de que la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas votara si recomendaría que el gobernador retrasara la ejecución de Lucio por al menos 120 días. 

La Junta dijo más tarde que ya no haría una recomendación debido al fallo de la Corte.

En una llamada telefónica con el representante estatal Jeff Leach, un republicano de Plano que ha abogado por ella, Lucio se emocionó cuando Leach le dijo que le habían concedido una suspensión.

“¿Hablas en serio?”, preguntó ella, riendo entre lágrimas. “Eso es maravilloso... Oh, gracias, Dios”.

En una declaración proporcionada por sus abogados, Lucio dijo que estaba agradecida por quienes hablaron por ella y estaba “agradecida de que la Corte me haya dado la oportunidad de vivir y probar mi inocencia. Mariah está en mi corazón hoy y siempre. Estoy agradecida de tener más días para ser madre de mis hijos y abuela de mis nietos”.

Las preguntas sobre la muerte de Mariah Álvarez y el papel de Lucio en ella han persistido desde que la madre, ahora de 53 años, fue sentenciada a muerte en 2008. En los últimos meses, las preocupaciones sobre la posible inocencia de Lucio, la mayor de ellas sobre si el traumatismo craneal fatal de Mariah fue causado por abuso o una caída accidental por las escaleras, sólo se han amplificado.

Más de dos tercios del Senado de Texas y la mayoría de la Cámara de Representantes de Texas abogaron por que la Junta de Libertad Condicional y el gobernador detuvieran la ejecución de Lucio. A los legisladores se les ha unido una lista cada vez mayor de personas, incluidos al menos cinco de los ex jurados de Lucio.

Los partidarios de Lucio insisten en que hay demasiados problemas sin resolver con la investigación policial y su juicio para llevar a cabo su sentencia de muerte sin más investigación. En el juicio de Lucio, la acusación se basó casi por completo en una “confesión” ambigua obtenida después de horas de interrogatorio policial, y el juez de primera instancia prohibió el testimonio de expertos que podrían haber explicado por qué admitió ante la Policía cosas que no hizo.

En 2007, la familia de Lucio llamó al 911 después de que dijeron que encontraron a Mariah inconsciente en su apartamento de Harlingen, según muestran los registros judiciales. La niña no respiraba y su cuerpo estaba cubierto de moretones y lo que la Policía creía que era una marca de mordedura. Una radiografía reveló que su brazo se había roto recientemente.

El médico forense concluyó que Mariah fue golpeada severamente y dictaminó que su muerte fue un homicidio causado por un traumatismo craneal con objeto contundente. Al menos otro patólogo que ha examinado la evidencia desde entonces no está de acuerdo con el hallazgo definitivo de abuso y homicidio.

La Policía se centró en Lucio como la principal sospechosa, ya que creían que la mayoría de las veces estaba sola con la niña. Ella y sus otros hijos le dijeron a la Policía que la niña se había caído por las escaleras de su apartamento un par de días antes. Al principio, Mariah parecía estar bien, dijo Lucio, pero con el tiempo se volvió letárgica y no comía.

Por horas durante un interrogatorio nocturno el día que murió su hija, Lucio insistió repetidamente que no lastimó a Mariah ni a ninguno de sus 12 hijos. Pero después de unas tres horas de acusaciones policiales, Lucio admitió, cuando la Policía se lo pidió, haber golpeado y mordido a Mariah. Dijo que supuso que golpeó a Mariah por frustración, una palabra que la Policía le sugirió repetidamente, aunque siguió negando cualquier participación en una lesión en la cabeza.

“¿Qué quieres que te diga? Soy responsable de eso”, dijo Lucio cuando un Texas Ranger la empujó sobre la aparente marca de mordedura en la espalda de Mariah.

Las admisiones de abuso infantil, de las que Lucio se ha retractado desde entonces, fueron la principal evidencia presentada en el juicio, donde los miembros del jurado encontraron que ella era culpable de asesinato capital y merecedora de una sentencia de muerte.

Desde entonces, los defensores de Lucio han condenado al juez de primera instancia por no permitir que el jurado escuchara testimonios críticos de profesionales de la salud mental que podrían haber explicado por qué Lucio, una víctima de abuso sexual y violencia doméstica desde hace mucho tiempo, confesaría falsamente.

El tribunal penal más alto de Texas envió el caso de Lucio de vuelta a su tribunal de primera instancia para sopesar varias cuestiones. La última apelación de Lucio argumentó que evidencia falsa del Estado (en gran parte, que los miembros del jurado escucharon a un Ranger de Texas testificar que podía decir por el comportamiento de Lucio en su interrogatorio que ella era culpable, y las conclusiones definitivas del médico forense de que las lesiones de Mariah eran por abuso infantil) convenció al jurado de equivocadamente encontrarla culpable. Sus abogados también argumentan que la nueva evidencia científica ha desacreditado las afirmaciones hechas en el juicio que establecieron definitivamente que las marcas en la espalda de Mariah eran de una mordedura. Dijeron que la ciencia ahora también muestra que es muy probable que Lucio confesara falsamente.

Finalmente, la apelación argumentó que la Fiscalía escondió evidencia potencialmente útil, incluidas entrevistas de los hijos mayores de Lucio después de la muerte de Mariah que corroboraron la declaración de Lucio de que Mariah se cayó por las escaleras.

“Hubiera conmocionado la conciencia del público que Melissa fuera ejecutada en base a evidencia médica falsa e incompleta por un crimen que nunca siquiera sucedió”, dijo Vanessa Potkin, abogada de Lucio de The Innocence Project, en un comunicado después del fallo del lunes.

A pesar de las amplias preocupaciones sobre el interrogatorio policial y el juicio de Lucio, los tribunales de apelaciones sostuvieron previamente su sentencia, aun cuando la mayoría de los jueces de un tribunal conservador consideraron que el caso era problemático. Después del fallo del lunes, la voz del hijo mayor de Lucio se quebró por la emoción cuando le dijo a un reportero por teléfono que no podía hablar porque estaba a punto de estar con su madre en la prisión. 

Los abogados de Lucio dijeron que la familia estaba profundamente aliviada. Sus hijos también habían pedido a la Junta de Libertad Condicional que le perdonara la vida.

“Sabemos que los hijos de Melissa, los hermanos y hermanas de Mariah, y los abuelos, tías y tíos de Mariah están todos aliviados y agradecidos de que el Estado de Texas no le quite la vida a Melissa”, dijo el abogado de Lucio, Tivon Schardl, en un comunicado. “Y creemos que la Corte honró la memoria de Mariah porque Melissa es inocente”.