Internacional

'El encierro mató a mi padre': suicidios de agricultores se suman a crisis en la India

Bancarrotas y deudas agrícolas que han sido la fuente de miseria en el país durante décadas se han agravado durante la pandemia

The New York Times

The New York Times

martes, 08 septiembre 2020 | 09:10

India ahora lidera el mundo en nuevos casos de coronavirus reportados diariamente y tiene el segundo número más alto de casos a nivel mundial, superando a Brasil este lunes. En el estado de Punjab, en el norte de la India, donde los casos han aumentado, se han vuelto a imponer cierres.

Las medidas, dicen los economistas, están empujando a millones de hogares a la pobreza y contribuyendo a una tragedia de larga duración: los suicidios de agricultores.

Las bancarrotas y las deudas agrícolas han sido la fuente de miseria en el país durante décadas, pero los expertos dicen que el sufrimiento ha alcanzado nuevos niveles en la pandemia.

"Esta crisis es la creación de este gobierno", dijo Vikas Rawal, profesor de economía en la Universidad Jawaharlal Nehru en Nueva Delhi, la capital. Rawal, que ha pasado los últimos 25 años estudiando la angustia agraria en India, dijo que cree que miles de personas que viven y trabajan en granjas probablemente se hayan suicidado en los últimos meses.

India tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo. En 2019, 10 mil 281 agricultores y trabajadores agrícolas murieron por suicidio en todo el país, según estadísticas de la Oficina Nacional de Registros Criminales. Quitarse la vida es un crimen en la India, y los expertos han dicho durante años que las cifras reales son mucho más altas.

Pocos de los ejemplos recientes entre agricultores se han informado en los medios de comunicación indios, según Rawal. "Es difícil decir exactamente cuántos porque hubo un subregistro masivo de muertes, e incluso los medios de comunicación no pudieron llegar al fondo debido al cierre", dijo.

En los últimos cinco años, los suicidios de agricultores en Punjab aumentaron en más de 12 veces, según datos del gobierno. Las noticias locales informan de tres a cuatro muertes en granjas casi todos los días.

Los exuberantes campos verdes del estado ocultan décadas de abrumadora deuda y abuso de la tierra. En la década de 1960, el gobierno introdujo las variedades de arroz y trigo de alto rendimiento que finalmente hicieron que la India fuera autosuficiente en granos. Pero a lo largo de los años, el agua subterránea descendió a niveles críticos.

Los agricultores, luchando por salvar sus cosechas, cavaron pozos aún más profundos. Y para defenderse de los crecientes ataques de plagas, cargaron sus campos con productos químicos. Los crecientes costos agrícolas obligaron a muchos agricultores a contraer más deudas, y las malas cosechas a lo largo de los años finalmente destruyeron generaciones de familias rurales.

Randhir Singh, un cultivador de algodón profundamente endeudado en Punjab, se suicidó en mayo.

“Esto es lo que temíamos”, dijo su hijo, Rashpal Singh, de 22 años, en la casa de su familia en la aldea de Sirsiwala. "El encierro mató a mi padre".