PUBLICIDAD

Internacional

El objetivo de Trump para el segundo mandato: romper las reglas que aún no rompió

El expresidente aclaró que en temas que incluyen Ucrania, la economía y el estado de derecho, su regreso al cargo conduciría a un marcado alejamiento de los valores estadounidenses fundamentales

The New York Times

The New York Times

viernes, 12 mayo 2023 | 12:59

Washington.- En poco más de una hora, Donald J. Trump sugirió que Estados Unidos debería dejar de pagar sus deudas por primera vez en la historia, inyectó dudas sobre el compromiso del país de defender a Ucrania de la invasión de Rusia, ofreció indultos para la mayoría de los manifestantes del Capitolio condenados por delitos, y se negó a decir que acataría los resultados de las próximas elecciones presidenciales.

La visión del segundo mandato que Trump esbozó en un evento público de CNN este miércoles representaría un cambio radical de los valores estadounidenses centrales que han sido la base de la nación durante décadas: su solvencia, su credibilidad con los aliados internacionales y su cumplimiento del estado de derecho en el hogar.

Las provocaciones de Trump no fueron sorprendentes. Su tiempo en el cargo a menudo se definió por un enfoque de gobierno de que las reglas no se aplican a mí y una falta de interés en defender el orden de seguridad nacional posterior a la Segunda Guerra Mundial, y a los 76 años no está obligado a cambiar mucho

Sin embargo, su desempeño marcó una escalada en su intento de doblegar al gobierno a sus deseos mientras se postula nuevamente para la Casa Blanca, solo que esta vez con un mayor dominio de los puntos de presión del Partido Republicano y un plan para demoler la burocracia federal.

El evento televisado cristalizó que la versión de Trump que podría regresar al cargo en 2025 probablemente gobierne como lo hizo en 2020. En ese último año de su presidencia, Trump eliminó a las personas percibidas como desleales y promovió a aquellos que complacerían plenamente sus instintos, cosas que no siempre hizo durante los primeros tres años de su administración, cuando sus asesores a menudo lo disuadieron de cambios drásticos en la política.

“Desde mi perspectiva, hubo una evolución de Donald Trump durante sus cuatro años, y creo que 2020 fue el ejemplo más dramático de él, el verdadero él”, dijo Mark T. Esper, quien se desempeñó como secretario de defensa de Trump. “Y sospecho que ese sería su punto de partida si ganara el cargo en 2024”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD