PUBLICIDAD

Internacional

El tema candente que molesta a la nueva gobernadora de Arizona: Los tamales

El estado no permite la venta de alimentos perecederos elaborados en casa

Caitlin O'Hara / The New York / Alexandra Herrera estacionó su auto en una plaza comercial en Phoenix para vender los tamales que ella y su esposa, Milagros Cruz, preparan

El Diario de El Paso

martes, 25 abril 2023 | 23:22

Phoenix.- Milagros Cruz sólo tenía 75 dólares y dormía en un auto, cuando escuchó la voz de su madre aconsejándola en un sueño: Mi niña, haz tamales.

Arizona no permite que eso sea fácil. Aunque el estado se promueve como un lugar en donde ofrece bajos impuestos y una baja regulación para las empresas privadas, no permite la venta de alimentos perecederos elaborados en casa.

Así que, durante años, una floreciente economía de la clase trabajadora, mayormente latina que cocina en casa opera de manera clandestina, vendiendo tacos, pasteles de tres leches y elotes con chile de manera ilegal en las salas de su casa, afuera de las lavanderías públicas y en los partidos de soccer.

Cruz de 41 años, vende tamales de chile verde y carne de cerdo cerca de una tienda de autopartes en Phoenix, y le preocupa recibir un citatorio de acuerdo a la ley estatal que castiga la comida casera, con una multa de 500 dólares y seis meses de cárcel.

Ella dijo que podría operar legalmente si pudiera, pero el estado no le ofrece ninguna manera de hacerlo.

En este mes, los republicanos que controlan la Legislatura estatal, se unieron con los demócratas en un inusual acuerdo bipartidista para cambiar eso.

Aprobaron una propuesta de ley que permitirá que los cocineros caseros de Arizona se registren ante el estado para vender legalmente alimentos perecederos como salsas y tamales.

Aunque Katie Hobbs, la nueva gobernadora demócrata del estado vetó la medida la semana pasada, citando preocupación acerca de las posibles enfermedades que puede provocar la comida casera, así como también las ratas e insectos que puede haber en las cocinas de casa.

Su veto desató una feroz crítica culinaria y cultural contra el Capitolio de las cocinas de todo Arizona, ofreciendo una lección política para la nueva gobernadora: No se busque problemas con las tamaleras.

“Yo respeto a nuestra gobernadora y voté por ella, pero no estoy de acuerdo con ese veto”, comentó Imelda Hartley, quien inició una carrera culinaria haciendo tamales desde casa y ahora tiene el negocio Happy Tamales en una cocina comercial.

“Está afectando a nuestra comunidad latina”, dijo Hartley acerca del veto. Agregó que cocinar en casa era la única opción realista para los inmigrantes, muchos de ellos indocumentados, que quieren tener un negocio de comida.

Los republicanos arremetieron contra Hobbs por preservar las restricciones en los negocios pequeños y no pudieron anular el veto este martes. La mayoría de los demócratas apoyaron a la gobernadora.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD