Internacional

Empata 2020 récord de calor en el mundo

El 2020 empató el récord de 2016 como año más cálido en el mundo, mientras que rompió la marca en Europa, según observatorio de UE

Reforma

Reforma

viernes, 08 enero 2021 | 09:39

Bruselas, Bélgica.- Empatado con 2016, el año pasado fue el más cálido registrado en el mundo, completando la década más calurosa a nivel global a medida que se intensificaron los impactos del cambio climático, dijo el viernes el Servicio de Cambio Climático Copernicus de la Unión Europea. 

Tras un otoño e invierno boreales excepcionalmente cálidos en Europa, el continente experimentó su año más caluroso registrado en 2020, mientras que el Ártico sufrió un calor extremo y las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono que calientan el planeta siguieron aumentando.

  Los científicos dijeron que los datos más recientes subrayaron la necesidad de que los países y las corporaciones reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero con la suficiente rapidez como para lograr los objetivos del Acuerdo de París de 2015 para evitar un cambio climático catastrófico.

 "Los extraordinarios eventos climáticos de 2020 y los datos del Servicio de Cambio Climático Copernicus nos muestran que no hay tiempo que perder", dijo Matthias Petschke, director de Espacio de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE. Los programas espaciales del bloque incluyen los satélites de observación terrestre Copernicus.

 En 2020, las temperaturas a nivel mundial fueron un promedio de 1.25 grados Celsius más altas que en la época preindustrial, según Copernicus.

 El acuerdo de París tiene como objetivo limitar el aumento de las temperaturas a "muy por debajo" de 2°C y lo más cerca posible de 1.5°C para evitar los impactos más devastadores del cambio climático.

 Aunque los confinamientos por el Covid-19 hicieron que las emisiones globales de CO2 se redujeran en 2020 en comparación con los últimos años, la concentración del gas acumulado en la atmósfera siguió aumentando.

 "La clave aquí es -cada año y lo más rápido posible- reducir la cantidad que emitimos, rebajando así la cantidad que realmente agregamos a la atmósfera", dijo Freja Vamborg, científica senior de Copernicus.