PUBLICIDAD

Internacional

Escandalizan a Kenia muertes por secta

Decenas de personas, seguidoras de una secta religiosa en Kenia, murieron de hambre para 'conocer a Jesús'; conoce el caso

Agencia Reforma

lunes, 15 mayo 2023 | 08:50

Nairobi, Kenya.- Delirante por el hambre, un creyente que había llevado a su familia a vivir con una secta cristiana del fin del mundo en un lugar remoto en el sureste de Kenia envió un mensaje angustiado a su hermana menor este mes. Mientras le suplicaba ayuda para escapar, todavía estaba bajo el control del predicador que lo había atraído allí, prometiendo la salvación a través de la muerte por inanición.

“Respóndeme rápido, porque no tengo mucho tiempo. Hermana, el Fin de los Tiempos está aquí y la gente está siendo crucificada”, le dijo Solomon Muendo, un antiguo vendedor ambulante, a su hermana. 

“Arrepiéntete para que no te quedes atrás, Amén.”

Muendo, de 35 años, ha estado viviendo en el Bosque Shakahola desde 2021, cuando, al igual que cientos de otros creyentes, abandonó su hogar y se mudó allí con su esposa y sus dos hijos pequeños.

Seguían el llamado de Paul Nthenge Mackenzie, un antiguo taxista convertido en predicador de televisión que, declarando que el mundo estaba a punto de acabar, promocionó Shakahola a sus seguidores como un santuario evangélico cristiano frente al inminente apocalipsis.

Sin embargo, en lugar de ser un refugio, la propiedad de 800 acres, un páramo abrasador de arbustos y árboles frágiles, es ahora una escena de crímenes espantosa, salpicada de tumbas poco profundas de creyentes que se dejaron morir de hambre, o según Mackenzie, se crucificaron a sí mismos para encontrarse con Jesús.

Hasta la semana pasada, se han exhumado 179 cuerpos y trasladado a una morgue hospitalaria en la ciudad costera de Malindi, aproximadamente a 100 millas al este de Shakahola, para su identificación y autopsia. Los principales patólogos del Gobierno informaron que si bien la inanición causó muchas muertes, algunos cuerpos mostraban signos de asfixia, estrangulación o golpes. Según una declaración jurada policial, algunos habían tenido órganos extraídos.

Cientos de personas más siguen desaparecidas, quizás enterradas en tumbas no descubiertas. Otros están vagando por la propiedad sin comida, como Muendo, cuya esposa e hijos están desaparecidos, según su hermana.

La horrenda magnitud de lo que los medios de comunicación kenianos llamaron la “Masacre de Shakahola” ha dejado al Gobierno luchando por explicar cómo, en un país que se considera uno de los más modernos y estables de África, las autoridades policiales pasaron por alto durante tanto tiempo los sucesos macabros en una extensión de tierra ubicada entre dos destinos turísticos populares, el Parque Nacional Tsavo y la costa del Océano Índico.

El hecho de que tantas personas hayan ignorado el instinto humano más básico de sobrevivir y hayan optado en cambio por morir de hambre ha planteado preguntas delicadas sobre los límites de la libertad religiosa, un derecho consagrado en la Constitución de Kenia.

El cristianismo evangélico, junto con los predicadores independientes, ha experimentado un gran aumento de popularidad en África, como parte de un auge religioso en el continente que contrasta notablemente con la secularización rápida de antiguas potencias coloniales como Gran Bretaña, que gobernó Kenia hasta 1963. Aproximadamente la mitad de los kenianos son evangélicos, una proporción mucho mayor que en Estados Unidos.

A diferencia de las iglesias católicas romanas o anglicanas, que están gobernadas por jerarquías y reglas, muchas iglesias evangélicas son dirigidas por predicadores independientes que no tienen supervisión.

El Presidente de Kenia, William Ruto, un ferviente creyente cuya esposa es predicadora evangélica, ha sido cauteloso al imponer restricciones a las actividades religiosas, aunque la semana pasada solicitó a un grupo de líderes religiosos y expertos legales que propusieran formas de regular el caótico sector de la fe en Kenia.

Para Victor Kaudo, un activista de derechos humanos en Malindi que visitó Shakahola en marzo, la libertad concedida a predicadores como Mackenzie ha ido demasiado lejos. Informado por desertores de la secta, Kaudo encontró creyentes demacrados que, aunque estaban al borde de la muerte, lo maldecían como “un enemigo de Jesús” cuando intentaba ayudar.

Una mujer hambrienta, con la cabeza rapada por órdenes de los líderes de la secta, se agitaba en el suelo con rabia cuando Kaudo se acercó ofreciéndole alimento, como mostraba un video que él grabó.

“Quería que estas personas hambrientas sobrevivieran, pero ellas querían morir y encontrarse con Jesús”, recordó Kaudo. 

“¿Qué hacemos? ¿Prevalece la libertad de culto sobre el derecho a la vida?”

Mackenzie ha declarado a los investigadores que nunca ordenó a sus seguidores que dejaran de comer y simplemente predicaba sobre los sufrimientos de los últimos tiempos profetizados en el Libro de Apocalipsis, el capítulo final del Nuevo Testamento. Fue arrestado en abril, puesto en libertad y luego rápidamente vuelto a arrestar. Está siendo investigado por acusaciones de asesinato, terrorismo y otros delitos. Su abogado se negó a hacer comentarios.

Apareciendo brevemente ante un tribunal en Mombasa este mes, Mackenzie, de 50 años, luciendo una chaqueta rosa, adoptó una actitud alegre mientras saludaba imperiosamente desde dentro de una jaula de metal para llamar la atención del magistrado. El magistrado lo ignoró y extendió su detención.

'Una iglesia normal al principio'

El viaje de Mackenzie desde ser un taxista sin recursos hasta convertirse en líder de una secta con su propio canal de televisión comenzó en 2002 en un patio de piedra frente a una escuela primaria católica en Malindi. La propiedad pertenecía a Ruth Kahindi, quien había conocido a Mackenzie en una iglesia bautista cercana y lo invitó a predicar en su casa.

Juntos formaron su propia iglesia, Buenas Noticias Internacional, utilizando la casa de Kahindi como base.

“Al principio era una iglesia normal”, recordó Naomi, la hija de Kahindi, quien recuerda a Mackenzie como un orador elocuente que inicialmente se apegaba al mensaje evangélico estándar de la salvación a través de la fe en Cristo y la Biblia como la máxima autoridad espiritual.

Después de años de estrecha colaboración, Ruth Kahindi se separó de Mackenzie alrededor de 2008, según dijo su hija, después de que él se volviera cada vez más apocalíptico en sus predicaciones.

También hubo disputas por dinero, según dijo la hija de Kahindi, añadiendo que se sospechaba que Mackenzie se embolsaba los diezmos.

“Él comenzó a acusar a mi madre de brujería“, afirmó la hija.

Prohibido de usar la casa de Ruth Kahindi para predicar, Mackenzie se construyó un gran salón de oración de concreto en un terreno que había comprado en Furunzi, en las afueras de Malindi, y declaró que este sería el nuevo hogar de la Iglesia Internacional de Buenas Noticias. Los dichos de advertencia sobre la próxima Batalla del Armagedón se difundió.

Un vendedor de cacahuetes llamado Titus Katana, quien se unió a la iglesia de Buenas Noticias en 2015 y llegó a ser pastor adjunto, dijo que inicialmente tenía una gran admiración por Mackenzie y su predicación. 

“Él cambió debido a sus falsas profecías” sobre el fin del mundo, dijo Katana.

“Su principal interés se convirtió en ganar dinero, no en predicar al mundo”.

Para 2017, recordó que Mackenzie comenzó a decirles a los adoradores que no fueran a médicos ni enviaran a sus hijos a la escuela. Él estableció su propia escuela de pago no registrada en su iglesia. También afirmaba tener poderes divinos de sanación, por los cuales también cobraba.

“Me dijo que había recibido una revelación de Dios” acerca de que la educación y la medicina eran pecaminosas, recordó Katana. 

“Todo lo malo comenzó con eso”.

En este momento, Mackenzie había ampliado su alcance mucho más allá de la costa de Kenia gracias al establecimiento de Times TV, un canal evangélico que transmitía sus sermones cada vez más inflamados a través de Internet y en toda África. Entre los desaparecidos en Shakahola se encuentran un ciudadano nigeriano y una azafata keniana.

Elizabeth Syombua, la hermana del hombre que ahora está muriendo de hambre en el bosque, dijo que ella y su hermano habían quedado cautivados por las transmisiones televisivas de Mackenzie. 

“Te vuelves adicto a lo que dice”, dijo, recordando cómo solía apresurarse a casa desde su trabajo en una fábrica de costura en Mombasa para unirse a su hermano y verlo.

“Él es como un espíritu maligno con este extraño poder de atraer a la gente hacia su trampa”.

Sin embargo, la creciente popularidad de Mackenzie también atrajo la atención de las autoridades.

Fue arrestado en octubre de 2017 bajo cuatro cargos, incluyendo radicalización y promoción de creencias extremistas, delitos que anteriormente se habían dirigido principalmente a musulmanes responsables de varios ataques terroristas en Kenia. Mackenzie se declaró inocente y fue absuelto.

Fue detenido nuevamente en 2019 y puesto en libertad bajo fianza. Intensificó su confrontación con el Gobierno, denunciando la introducción de números de identificación nacionales para los ciudadanos como “la marca de la bestia”, y otra señal más del apocalipsis inminente.

Amenazado con más procesamientos, Mackenzie sorprendió a sus seguidores en 2019 al anunciar que cerraría la iglesia, vendería sus propiedades y se retiraría al bosque de Shakahola. Invitó a sus seguidores a unirse a él y adquirir pequeñas parcelas en lo que él afirmaba sería una nueva Tierra Santa.

'Los niños serán los primeros en morir'

Katana, su antiguo subpredicador, dijo que compró 1 acre por 3 mil chelines kenianos, equivalentes a aproximadamente a 30 dólares en ese momento, un precio bajo pero aún beneficioso para Mackenzie, quien no era dueño legal de la tierra que estaba vendiendo.

La llegada de la pandemia de Covid-19 en Kenia en 2020 aumentó el atractivo de la oferta de tierras de Mackenzie y, para muchos, justificó su mensaje de larga data de que el mundo estaba llegando a su fin.

Cada vez más obsesionado, Mackenzie, según Katana, emitió “nuevas instrucciones” en enero a las cientos de personas que se habían mudado a Shakahola, que el televangelista dividió en distritos con nombres bíblicos como Jericó y Jerusalén.

Katana, su antiguo subpredicador, dijo que compró 1 acre por 3 mil chelines kenianos, equivalentes a aproximadamente a 30 dólares en ese momento, un precio bajo pero aún beneficioso para Mackenzie, quien no era dueño legal de la tierra que estaba vendiendo.

La llegada de la pandemia de Covid-19 en Kenia en 2020 aumentó el atractivo de la oferta de tierras de Mackenzie y, para muchos, justificó su mensaje de larga data de que el mundo estaba llegando a su fin.

Cada vez más obsesionado, Mackenzie, según Katana, emitió “nuevas instrucciones” en enero a las cientos de personas que se habían mudado a Shakahola, que el televangelista dividió en distritos con nombres bíblicos como Jericó y Jerusalén.

Presentándose a sí mismo como una figura similar a Cristo, vivía en una sección que llamaba Galilea, en referencia al área de Palestina donde Jesús vivió la mayor parte de su vida.

Las instrucciones, según Katana, presentaban un plan metódico para un suicidio masivo mediante la inanición. Los primeros en perecer serían los niños, quienes “debían ayunar bajo el sol para que murieran más rápido”, recordó Katana, citando las palabras del pastor. En marzo y abril, sería el turno de las mujeres, seguidas por los hombres.

“He escuchado la voz de Cristo diciéndome que ‘la obra que te di para predicar mensajes del Fin de los Tiempos durante nueve años ha llegado a su fin'”, Mackenzie dijo en un video publicado en línea en marzo.

Katana dijo que para ese momento ya había roto con Mackenzie y no estaba en Shakahola cuando comenzó el programa de suicidio, pero se enteró de ello a través de creyentes que estaban allí. 

Se acercó a la policía para informar que los niños estaban muriendo en el bosque.

“No tomaron ninguna medida hasta que fue demasiado tarde”, afirmó.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD