Internacional

Esperanza, miedo y pena: Wuhan después del coronavirus

Durante más de dos meses, la población vivió bajo encierro, ahora están avanzando cautelosamente hacia un futuro incierto

The New York Times

The New York Times

martes, 19 mayo 2020 | 09:48

Wuhan.- Se han deleitado con las cosas pequeñas, como tomar té y fideos para llevar. Han redescubierto lugares como el patio del vecindario. Han buscado nuevos vocabularios para describir sus pérdidas.

Durante más de dos meses, la gente de Wuhan, China, vivió bajo encierro mientras su ciudad se doblaba bajo el peso del coronavirus que surgió allí. Luego, gradualmente, los casos disminuyeron. El 8 de abril, se levantó el cierre.

Ahora, los residentes de Wuhan están cautelosamente avanzando hacia un futuro incierto, algunos de los primeros en el mundo en hacerlo. Hay trauma y pena, ira y miedo. Pero también hay esperanza, gratitud y una nueva paciencia.

Aquí hay cuatro de sus historias.

Saborear el té

Sus amigos habían publicado en todas las redes sociales: ¡las tiendas de té con leche habían reabierto! ¡Wuhan regresaba!

Pero cuando Rosanna Yu, de 28 años, tomó un sorbo de su primer pedido en dos meses, no se impresionó. "¿Ustedes olvidaron cómo hacer té con leche?", publicó en broma en sus redes a finales de marzo. "¿Cómo es que sabe tan malo?"

Aun así, el té con leche decepcionante es mejor que ninguno. Y aunque la normalidad y el buen té aún pueden estar fuera de su alcance, la pura perspectiva tiene a Yu sintiéndose optimista.

Dejando Wuhan atrás

Liang Yi no ha estado en su casa de Wuhan en los cuatro meses transcurridos desde que huyó de la ciudad justo antes de que se impusiera el cierre.

Si puede evitarlo, nunca volverá.

"Ahora tenemos un hijo", dijo Liang, un profesional de marketing de 31 años, sobre sí mismo y su esposa. "Si podemos crear mejores circunstancias para él, entonces ya no queremos vivir en una ciudad como Wuhan".

En todo el mundo, muchos están ansiosos por volver a la vida que tenían antes del coronavirus. Pero para algunos, ese retorno se ha vuelto imposible, incluso indeseable.

Encontrar nuevas formas

En los meses posteriores a la muerte de su madre por coronavirus, Veranda Chen buscaba diariamente nuevas distracciones. Leyó a Freud y experimentó en la cocina. Bromeó sobre abrir un restaurante. Su plato estrella, dijo, se llamaría "recordar el sufrimiento pasado y pensar en la alegría presente".

Pero recientemente, la cocina ha perdido su atractivo. Su madre solía pedirle que cocinara para ella, pero él había dicho que estaba demasiado ocupado aplicando para la escuela de posgrado.

"Pensé: me enfocaré en ingresar a la escuela de mis sueños, y luego, después de eso, puedo dedicar todo mi tiempo a hacer las cosas que siempre me pidieron", dijo Chen, de 24 años.

Ahora, no hay posibilidad.

La madre de Chen se enfermó cuando el brote estaba en su apogeo. Un hospital abrumado la rechazó el 5 de febrero. Murió en una ambulancia camino a otro. Ella tenía 58 años.

Evitar riesgos

La primavera en Wuhan marca el comienzo de la temporada de la langosta. Cangrejo de río estofado, cangrejo de río frito, cangrejo de río cubierto de chiles, y siempre devorado con familiares y amigos.

Pero Hazel He no planea tener otra fiesta como esa hasta al menos el próximo año.

"En cualquier lugar donde haya multitudes, todavía hay cierto riesgo", dijo He, de 33 años.

Evitar el riesgo da forma a todo lo que la señora He hace en estos días. Aunque a los residentes se les permite moverse nuevamente por la ciudad, ella todavía conversa con sus amigos por video. Antes de salir con su hijo de 6 años, ella mira por la ventana para asegurarse de que no haya nadie cerca. Recientemente lo dejó jugar en los columpios cerca de su departamento, pero no salen del vecindario.

La ansiedad no es tan abrumadora como lo había sido en los primeros días del brote, cuando la señora He lloraba mientras veía las noticias y su hijo le preguntaba qué pasaba. Pero, como otros en Wuhan, ella todavía se acerca a la normalidad solo tentativamente, entendiendo cuán frágil es la victoria.