Internacional

Estamos cavando nuestra tumba, advierte ONU en COP26

Al abrir diálogos de COP26, el jefe de ONU advirtió que la humanidad está cavando su tumba con el cambio climático y urgió actuar

Reforma

Reforma

lunes, 01 noviembre 2021 | 09:36

Edimburgo, Escocia.-  En momentos en que la humanidad hace frente al aumento del nivel del mar, tormentas más poderosas, olas de calor mortales y ecosistemas necesarios para sustentar la vida que cambian rápidamente, líderes políticos abrieron las discusiones de la cumbre climática de Glasgow este lunes con una serie de advertencias que urgen acción por parte de todas las naciones. 

"El cambio climático ya está devastando el mundo", dijo el Presidente estadounidense Joe Biden Biden en un discurso en la cumbre, conocida como COP26, el lunes por la tarde. Pero incluso aunque el calentamiento global está causando un daño económico generalizado y cambiando vidas, afirmó que este también era un momento de oportunidad para remodelar la forma en que los humanos viven en mejor armonía con la naturaleza.

 "Estamos en un punto de inflexión en la historia mundial", dijo, y calificó al cambio climático como una "amenaza existencial para la existencia humana tal como la conocemos".

  "Ninguno de nosotros puede escapar de lo peor que está por venir si no aprovechamos este momento", añadió.

 Subrayando la urgencia del momento, con líderes de más de 120 países reunidos para la cumbre, el Secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que los efectos del calentamiento del planeta se estaban sintiendo "desde las profundidades del océano hasta las cimas de las montañas".

 "El aumento del nivel del mar se ha duplicado desde hace 30 años", dijo. Los océanos están más calientes que nunca, partes de la selva tropical del Amazonas emiten más carbono del que absorben y, en la última década, alrededor de cuatro mil millones de personas se vieron afectadas por eventos relacionados con el cambio climático.

  "Ya basta de quemar, perforar y minar nuestro camino más profundo", dijo Guterres. "Estamos cavando nuestras propias tumbas".

 El objetivo de la conferencia es evitar que la temperatura global suba más de 1.5 grados centígrados en promedio en comparación con los niveles anteriores a la Revolución Industrial. Ese es el umbral más allá del cual los científicos dicen que los peligros del calentamiento global, como las olas de calor mortales, la escasez de agua, las malas cosechas y el colapso de los ecosistemas crecen enormemente.

 Pero Guterres dijo que la idea de que la humanidad está progresando lo suficiente era "una ilusión". Hizo un llamado a los países para que no regresen a la cumbre todos los años para revisar sus objetivos climáticos, sino que aprovechen la oportunidad para empujarse unos a otros "hasta que se asegure mantener a 1.5 grados, hasta que terminen los subsidios a los combustibles fósiles, hasta que haya un precio para carbono y hasta que se elimine el carbón ".

 Muchos países presionarán contra medidas tan específicas, y la ausencia de líderes de Rusia y China en la reunión arroja dudas sobre qué tan unido puede estar el mundo en la lucha.

 China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, propuso un nuevo objetivo de emisiones que es en gran medida indistinguible del que estableció hace seis años. Estados Unidos, el mayor emisor histórico, tiene un ambicioso objetivo de emisiones, pero no ha podido aprobar una legislación para lograrlo. Y Australia, India y Rusia no se han comprometido a reducir la contaminación climática en esta década.

 Mientras tanto, solo unos pocos países ricos han asignado dinero para ayudar a las naciones pobres y vulnerables a hacer frente a los efectos de los desastres climáticos que esos países han hecho poco por causar.

 Esos dos factores hacen que la probabilidad de éxito en la conferencia, conocida como COP26, sea incierta.

 El Primer Ministro británico, Boris Johnson, inició la cumbre con un llamado urgente a la acción, comparando el cambio climático con una bomba preparada para explotar, incluso cuando reconoció los desafíos que se avecinan.

 "La tragedia es que esto no es una película y el dispositivo del fin del mundo es real", dijo. "Hace tiempo que se ha agotado el reloj del cambio climático para la humanidad. Falta un minuto para la medianoche de ese reloj del fin del mundo y debemos actuar ahora".