Internacional

Evaden en EU reglas y reciben vacuna de refuerzo

Pese a que autoridades no lo han aprobado, muchos en EU están evadiendo las reglas para aplicarse vacunas de refuerzo contra Covid

Reforma

Reforma

martes, 14 septiembre 2021 | 15:51

Washington.- Amy Piccioni no es médica o científica, pero cuando se divulgó en el verano que algunos ya vacunados contra Covid-19 se estaban infectando, se encontró entre información técnica y a veces contradictoria sobre la necesidad de inyecciones de refuerzo. Entonces decidió por sí misma: no esperaría a que las autoridades federales regulatorias le permitieran aplicarse una dosis extra. 

"A los científicos les toma mucho tiempo admitir que algunas personas necesitan un refuerzo", dijo Piccioni, de 55 años, quien recibió la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson en noviembre a través de un ensayo clínico y planeó su refuerzo cerca de una visita a su padre en julio, pensando que eso la protegería en el avión. Entró en una tienda Walgreens, pidió una dosis de Pfizer y la obtuvo, sin que se le hicieran preguntas.

 "Todo lo que podía pensar era qué tan bajas son las tasas de vacunación en algunas zonas", dijo Piccioni, quien vive cerca de Del Mar, California, y tiene buena salud. "Esas dosis no duran para siempre, entonces no sentí ninguna culpa sobre tomar una dosis que probablemente hubiera caducado".

 Mientras que millones de estadounidense siguen rechazando incluso una primera dosis de la vacuna contra Covid-19, un pequeño, pero creciente, número de personas han buscado inyecciones adiciones aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) no las ha aprobado y no está claro quiénes la necesitan ni cuándo.

 Estudios en Estados Unidos han encontrado que las vacunas siguen dando protección robusta contra el Covid-19 severo, especialmente para aquellos menores de 65 años, incluso aunque crece la evidencia de que cae la efectividad contra la infección con el tiempo. Una revisión publicada el lunes por un grupo internacional de científicos, incluyendo dos de la FDA, no encontró ningún dato hasta ahora que proporcione evidencia creíble para los refuerzos en la población general.

 Aun así, muchos de los que buscan refuerzos temen que aunque ya estén vacunados se puedan infectar o enfermar gravemente, o peor aún, que le pase a alguien cercano. La mayoría no creen que estén quitándole una dosis a alguien más, pues las vacunas están ampliamente disponibles en Estados Unidos y las farmacias locales no están en posición de enviar las vacunas a las naciones que sí las requieren.

 El número de estadounidenses que no tienen sistemas inmunitarios comprometidos y que han obtenido dosis de refuerzo no está claro. Cerca de 1.8 millones de personas han obtenidos las dosis extra desde mediados de agosto, de acuerdo con los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), pero es probable que el conteo incluya a muchos que sí tienen sistemas inmunitarios débiles.

 El mes pasado, la Administración Biden dijo que empezará a ofrecer dosis de refuerzo el 20 de septiembre a las personas que se habían vacunados con las dos inyecciones de Pfizer o Moderna al menos ocho meses antes, pero los líderes de la FDA y los CDC dijeron que necesitan más tiempo para examinar los datos.

  Para muchos estadounidenses, en particular los mayores de 65 años, que estuvieron entre los primeros en vacunarse, el cambio de planes fue sólo otro caso de información inconsistente del Gobierno sobre la pandemia.

  "Francamente, no confiaba en que el Gobierno actuara con base en la ciencia", dijo Lynn Hensley, quien se aplicó una dosis de refuerzo en julio, seis meses después de su segunda inyección. "Tengo 78 años y me considero en mayor riesgo. Siento que puedo leer lo que hay y tomar mi propia decisión".

 Fue a una clínica de vacunación temporal del condado en el área de Fox River Valley en Wisconsin.

 "Me preguntaron si era mi primera o segunda, y les dije que era la primera", dijo. "Me sentí mal por eso. Pero no lo suficientemente mal".

  Por su parte, el Departamento de Salud de Maryland decidió tomar cartas en el asunto antes que la FDA: emitió una orden la semana pasada permitiendo dosis de refuerzo inmediatas para los residentes mayores de 65 años que viven en grupos como asilos.

 Michael Ricci, un vocero del Gobernador Larry Hogan, citó la recomendación de los CDC del mes pasado de que las personas con "sistemas inmunocomprometidos moderado o severamente" debían obtener dosis extra.

 Las farmacias niegan que estén dejando a las personas evadir los lineamientos federales.

 "Se les pide a los pacientes que corroboren que toda la información proporcionada, incluyendo su estado de salud, es verdadero y correcto cuando hacen una cita de vacunación en CVS.com y cuando reciben su vacuna", dijo Ethan Slavin, vocero de la compañía.

 Isabella, una joven de 18 años de Colorado College, decidió obtener su refuerzo de Moderna para proteger a sus amigos inmunocomprometidos y a otros.

 "Siento que no podemos dejar la responsabilidad de estar a salvo en alguien más", dijo Isabella, quien pidió ser identificada sólo por su nombre porque había sido deshonesta sobre su estado de salud al decir a una farmacia que estaba inmunocomprometida.

 Aun así, personas como Piccioni, la mujer de California que complementó su vacuna Johnson & Johnson con una de Pfizer, sienten que es estar a salvo que sentirse mal.

 "Estaba nerviosa", dijo, pero concluyó: "Para alguien como yo, alguien que tenía una vacuna vieja, estaba bien un refuerzo con dos".