Internacional

Firma Trump autógrafos en sitio dañado por huracán

Durante visita a sitio dañado por huracán 'Laura', Presidente Trump dedicó tiempo a firmar autógrafos y sugirió venderlos en 10 mil dólares

Reforma

Reforma

sábado, 29 agosto 2020 | 14:24

Louisianna, EU.- Durante una visita a Luisiana para evaluar los daños por el huracán "Laura", el Presidente estadounidense, Donald Trump, firmó autógrafos para los asistentes a la reunión de emergencia. 

Al terminar una reunión en Lake Charles, Luisiana, en la que recibió informes sobre "Laura", un hombre se le acercó para pedirle que le firmara un papel.

"Vengan para acá, quiero un poco de poder", llamó Trump para dar autógrafos a policías y funcionarios.

"Vende esto hoy en ebay y obtendrás 10 mil dólares", dijo a un policía al que le entregó el primer papel con su firma.

El mandatario aprobó una declaración de desastre por los daños que dejó el ciclón, y la Agencia Federal de Emergencias (FEMA, en inglés) estaba proporcionando apoyo a las comunidades -con 2.6 de litros de agua y 1.4 millones de comidas, informó la Casa Blanca.

"Si le escribo tu nombre pierde mucho valor, entonces mejor así. Véndelo en ebay esta noche", bromeó el Presidente tras entregar otro autógrafo.

Trump también tenía planeado visitar este sábado otros lugares de Texas, donde también golpeó con fuerza el huracán.

Funcionarios en Luisana advirtieron a los residentes que podrían pasar semanas sin electricidad o agua durante los sofocantes días de finales de verano, por el impacto de "Laura" en la infraestructura.

Las muertes en Estados Unidos a causa del huracán categoría 4 eran 16 y más de la mitad fueron a causa de intoxicación con monóxido de carbono por generadores que operaban de forma insegura.

En el suroeste de Luisiana, la gente recogía escombros tras el paso por la costa del huracán la mañana del jueves con vientos de 240 kilómetros por hora.

Muchos tomaban la decisión de si querían regresar a casa en condiciones deplorables o esperar hasta que finalmente se restauraran los servicios básicos.

Manejar se convirtió en una hazaña en Lake Charles, una ciudad de 80 mil habitantes que sufrió algunos de los peores daños. Cables eléctricos y árboles bloqueaban caminos o causaban que hubiera un solo carril disponible en el que los conductores tenían que maniobrar frente al tránsito en sentido contrario.

Los letreros de las calles fueron arrancados o quedaron colgando de los lugares donde se encontraban y los semáforos no funcionaban, dando pie a un ejercicio de confianza con quienes se compartían los caminos.