Internacional

Fondo de ayuda a migrantes, una señal de cambio

Nueva York ahora ofrecerá pagos únicos de hasta 15 mil 600 dólares a inmigrantes indocumentados que perdieron el trabajo durante la pandemia

Desiree Rios / The New York Times / Los trabajadores se reunieron frente a la oficina del gobernador Andrew M. Cuomo en Manhattan para un servicio de oración de Pascua y manifestación en la víspera de la votación del presupuesto en Albany

The New York Times

jueves, 08 abril 2021 | 13:37

Nueva York— Cuando el coronavirus llegó a la ciudad de Nueva York hace un año, golpeó con furia enclaves de inmigrantes indocumentados, matando a miles y acabando con los trabajos de servicio y construcción que mantenían a flote a muchas familias.

Las líneas de vida como el seguro de desempleo y los cheques de estímulo federal estaban fuera de su alcance porque las personas indocumentadas no son elegibles para la mayoría de la ayuda del gobierno. En cambio, han dependido de despensas de alimentos, propietarios indulgentes y préstamos de amigos.

Pero después de una movida radical de los legisladores esta semana, Nueva York ahora ofrecerá pagos únicos de hasta 15 mil 600 dólares a inmigrantes indocumentados que perdieron el trabajo durante la pandemia. El esfuerzo, un fondo de 2.1 mil millones de dólares en el presupuesto estatal, es, con mucho, el más grande de su tipo en el país y una señal del cambio del estado hacia políticas defendidas por demócratas progresistas.

“Me he encontrado con vecinos que no han podido pagar el alquiler, ni poner comida en la mesa, ni han podido darles a sus hijos una computadora portátil cuando una escuela pública no ha podido proporcionar una”, dijo la senadora Estatal Jessica Ramos, demócrata de Queens y principal proponente del fondo.

El fondo de trabajadores excluidos, parte del nuevo acuerdo presupuestario del estado de 212 mil millones de dólares que se alcanzó el pasado martes, fue uno de los puntos de debate más polémicos durante las negociaciones, que se prolongaron más allá de la fecha límite del 1 de abril.

Los republicanos criticaron instantáneamente la medida por estar fuera de contacto en un momento en que muchos otros neoyorquinos todavía estaban luchando, mientras que algunos demócratas de distritos indecisos en el norte del estado y en Long Island dijeron en privado que un programa de rescate financiado con fondos públicos para personas que no se encuentran legalmente en el país podría ser blandido como un garrote contra ellos en las próximas elecciones.

“La pregunta no es si ayudas a estos trabajadores, sino cómo lo haces y cómo lo estructuras de manera que sea defendible en estos distritos”, dijo Bruce Gyory, consultor político demócrata. Los trabajadores habían presentado un caso convincente de que habían sido devastados por la pandemia, dijo, pero algunos votantes rurales y suburbanos podrían ver los pagos como un beneficio costoso e injusto para los no ciudadanos.

La mayoría de los demócratas no hablaron públicamente sobre las fallas en su partido, pero el martes surgieron enfrentamientos internos en las redes sociales cuando los legisladores discutieron sobre la elegibilidad e intercambiaron insultos personales.

El fondo de Nueva York eclipsa un programa de ayuda similar promulgado en California, donde los funcionarios establecieron un programa de asistencia en efectivo de 75 millones de dólares el año pasado que les dio a los inmigrantes indocumentados un pago único de 500 dólares por orden de llegada.