Internacional

Glaciares de Suiza han perdido más de la mitad de su volumen

Dicen que la disminución del hielo se está acelerando en un momento de creciente preocupación por el cambio climático

Reforma

lunes, 22 agosto 2022 | 12:21

Ginebra, Suiza.- Los mil 400 glaciares de Suiza han perdido más de la mitad de su volumen total desde principios de la década de 1930, según un nuevo estudio, y los investigadores dicen que la disminución del hielo se está acelerando en un momento de creciente preocupación por el cambio climático. 

ETH Zurich, una respetada universidad politécnica federal, y el Instituto Federal Suizo de Investigación Forestal, Nieve y Paisaje anunciaron este lunes los hallazgos de una primera reconstrucción de la pérdida de hielo en Suiza en el siglo 20, basada en parte en un análisis de cambios a la topografía de los glaciares desde 1931.

Los investigadores estimaron que los volúmenes de hielo en los glaciares se habían reducido a la mitad durante los siguientes 85 años -hasta 2016. Desde entonces, los glaciares han perdido un 12 por ciento adicional en tan solo seis años.

"El retroceso de los glaciares se está acelerando. Es importante observar de cerca este fenómeno y cuantificar sus dimensiones históricas porque nos permite inferir los efectos de un clima cambiante en los glaciares", dijo Daniel Farinotti, coautor del estudio que se publicó en la revista científica The Cryosphere.

Por área, los glaciares de Suiza representan aproximadamente la mitad del total de glaciares en los Alpes europeos.

Los equipos se basaron en una combinación de observaciones a largo plazo de los glaciares. Eso incluyó mediciones en el campo y fotografías aéreas y de la cima de la montaña -entre ellas 22 mil tomadas de los picos entre las dos guerras mundiales. Usando múltiples fuentes, los investigadores pudieron llenar vacíos. Solo unos pocos de los glaciares de Suiza se han estudiado regularmente a lo largo de los años.

La investigación involucró el uso de técnicas de hace décadas para permitir comparaciones de la forma y la posición de las imágenes del terreno, y el uso de cámaras e instrumentos para medir los ángulos de las áreas terrestres. Los equipos compararon la topografía de la superficie de los glaciares en diferentes momentos, lo que permitió hacer cálculos sobre la evolución de los volúmenes de hielo.