Internacional

Hackers aseguran que irrumpieron en instituciones rusas con oleada de ciberataques y filtraciones

Esto incluye el censor de internet del Kremlin y uno de sus servicios primarios de inteligencia

The New York Times

The New York Times

sábado, 23 abril 2022 | 06:42

Nueva York.— Hackers aseguran que han irrumpido en docenas de instituciones rusas en los dos últimos meses, incluyendo el censor de internet del Kremlin y uno de sus servicios primarios de inteligencia, filtrando correos electrónicos y documentos internos al público en una aparente campaña de hackeos y filtraciones que es notable debido a su alcance.

El operativo de hackeo ocurre mientras el gobierno ucraniano ha empezado un esfuerzo paralelo para castigar a Rusia al publicar los nombres de supuestos soldados rusos que operaron en Bucha, el lugar en donde perpetraron una masacre de civiles, y agentes del FSB, una importante agencia de inteligencia rusa, junto con información como fechas de nacimiento y números de pasaporte.

No se sabe cómo es que el gobierno ucraniano obtuvo esos nombres o si forman parte del hackeo.

La mayor parte de la información fue dada a conocer por hackers y el gobierno ucraniano, por lo que es imposible verificarla por su naturaleza.

Debido a que el FSB es una agencia de inteligencia, nunca confirmaría la lista de sus oficiales. Aunque los grupos que están dando a conocer información han advertido que los archivos obtenidos de las instituciones rusas podrían contener malware, información manipulada o falsa, y otras trampas.

Parte de la información también podría ser reciclada de anteriores filtraciones y presentada como nueva, han dicho los investigadores, en un intento de incrementar artificialmente la credibilidad de los hackers.

O parte podría haber sido fabricada —algo que ha ocurrido anteriormente durante el ciberconflicto entre Rusia y Ucrania, que data de hace más de una década.

Aunque el hackeo forma parte de una campaña realizada por los que se oponen al Kremlin para ayudar en la guerra y hacer que sea extremadamente difícil para los espías rusos operar en el extranjero y plantar la semilla del temor en las mentes de los soldados de que podrían ser responsabilizados por los abusos de los derechos humanos.

Dmitri Alperovitch, fundador de Acelerador de Políticas Silverado, una organización de expertos en Washington y ex jefe de tecnología de la empresa de ciberseguridad CrowdStrike, dijo que existen razones para mantener un saludable escepticismo acerca de la confiabilidad de algunas filtraciones.