Internacional

Hoy muere Javier, ya quiere irse

Le demoraron su eutanasia

Agencias

miércoles, 03 noviembre 2021 | 19:08

Madrid, España.- Javier, el hombre al que le demoraron la eutanasia, dice que por fin morirá tranquilo en su cama este miércoles.

"Quiero irme y me voy feliz", señaló el hombre de 58 años al que diagnosticaron ELA (esclerosis lateral amiotrófica) el año pasado. 

Hace unas semanas se quejó ante los medios de que todavía cuesta morir dignamente en España a pesar de todos los avances.

El Hospital 12 de Octubre se comunicó con Javier recientemente y le dijeron que su caso había sido analizado y aprobado, por lo que le dijeron que si cuándo le gustaría que se llevara a cabo, a lo que respondió que "mañana".

“Los dolores son bestiales, cada día que pasa son peores y ya no los aguanto ni con morfina”, comentó Javier, según recoge el diario El País.

“Estoy convencido de que voy a morir por dignidad. Era lo que estaba pidiendo a los políticos. Me voy, de veras, contento, alegre. Sé que cuando me tumbe en la cama y cierre los ojos... Me llevo 58 años de vida”, contó.

¿Qué es la Esclerosis Lateral Amiotrófica?

Como una enfermedad crónica degenerativa que afecta selectivamente a las neuronas motoras y la cual deriva en la muerte, describió el neurólogo Eleazar Valle Armenta a la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Sigilosa y lenta, esta enfermedad ataca a su víctima, quien empieza a sentir poca movilidad en un brazo, después en una pierna, hasta dejar un lado del cuerpo sin movimiento; después ataca la otra pierna y cierra el círculo dejando sin movilidad las cuatro extremidades.

"Esta enfermedad se caracteriza por ser muy discreta y va pegando con mucha gradualidad, extendiéndose a cada una de las extremidades, llevando a la discapacidad y posteriormente, al avanzar la enfermedad, a los músculos de la respiración.

"Lo que causa dificultad e insuficiencia respiratoria y esta es la causa del fallecimiento; en promedio, la historia natural de esta enfermedad llega a ese grado en aproximadamente tres años, luego de que empieza", explicó Valle Armenta.

Debido a la sutileza con la que ataca esta enfermedad, los pacientes acuden regularmente a diagnosticarse a los seis meses de haberse iniciado el padecimiento, que adjudican a cosas triviales.

Sin causa específica

Aunque la causa de la ELA sigue siendo una incógnita para la Medicina, el neurólogo abundó que en distintos casos a nivel mundial se ha relacionado el padecimiento con el ejercicio en extremo.

"Siempre se ha sospechado una relación de personas que hacen deporte extremo, no extremo de peligro, sino mucha actividad física o intensa, grandes atletas ya sea profesional o amateur, quien sea que haga mucho ejercicio.

"Es un factor de riesgo no alto sino que se ha visto una corelación, también se habla de que hay formas hereditarias familiares genéticas, un porcentaje bajo, cerca del 10% se puede heredar", comentó.

Actualmente no existe un tratamiento que detenga o debilite esta enfermedad, por lo que los pacientes únicamente sobrellevan el padecimiento con fisioterapias para mantener la masa muscular.