Internacional

India y la paradoja epidemiológica

La tasa de letalidad por Covid en India es solo de 2.6%, aun cuando el país ha registrado más de un millón de casos. ¿A qué se debe esta brecha?

Reforma

martes, 21 julio 2020 | 18:42

La pandemia de Covid-19 ha mostrado desaceleraciones notorias en varias naciones que anteriormente habían sido catalogadas como el foco mundial del brote infeccioso. Sin embargo, en otros territorios, como la India —la segunda nación más poblada del mundo— las cifras de contagios han incrementado sustancialmente a lo largo de las recientes semanas.

Hasta el más reciente corte, las autoridades sanitarias indias dieron cuenta de un millón 118 mil 206 transmisiones confirmadas y 27 mil 497 defunciones. Ha sido precisamente esa divergencia entre la cantidad de casos y decesos lo que ha ocupado la atención de especialistas en salud.

De acuerdo con los estimados oficiales, la tasa de letalidad por coronavirus del país asiático ha sido calculada en 2.6%. ¿Cuál es el motivo de esta baja estadística epidemiológica?

La tasa de mortalidad es el resultado del número de muertes por una enfermedad específica en un periodo y población concreta. La tasa de letalidad es el resultado de fallecimientos en relación con la cantidad de contagiados. 

A pesar de que el Gobierno de la India —el cual ha sido cuestionado, al igual que otras Administraciones, debido a su incapacidad por presentar datos confiables— ha citado la baja incidencia de fenecimientos a causa del virus para argumentar que la nación no ha atravesado un escenario tan preocupante, expertos de salubridad han puesto en entredicho la confiabilidad de sus observaciones.

Edad 

AP.

Uno de los factores que han sido considerados por especialistas sanitarios en la India está vinculado con la media de edad en el país. 

Conforme a los datos obtenidos de los más recientes censos poblacionales, realizados por el Gobierno central y organizaciones como la ONU y la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, alrededor del 6.72% de la población india tenía 65 años o más hasta el año pasado.

Pese a que todavía se desconoce mucho acerca del nuevo coronavirus, estudios han demostrado que las personas de mayor edad han tendido a padecer peores complicaciones tras infectarse.

Países como Estados Unidos, Reino Unido, España o Italia —todos colocados en altos puestos mundiales en cuanto a muertes por Covid-19— promediaron un estimado de entre 16% y 22% del mismo segmento poblacional.

Ante esto, especialistas han formulado hipótesis sobre la posibilidad de que en los territorios en donde haya más presencia de jóvenes, el índice de mortalidad por el brote pandémico será menor. 

Incluso cuando se ha hablado de que la población de edades avanzadas corre más peligro frente al virus, la  Organización Mundial de la Salud  ha aseverado que la enfermedad también representa un riesgo entre los jóvenes. AP.

Incluso cuando se ha hablado de que la población de edades avanzadas corre más peligro frente al virus, la Organización Mundial de la Salud ha aseverado que la enfermedad también representa un riesgo entre los jóvenes. AP.

Por otro lado, en casos como los de Brasil y México —segundo y cuarto lugar global en decesos por el virus—, aunque también se trate de Estados con medias demográficas similares a las de la India, se ha apuntado a afecciones como la diabetes y la obesidad, y a problemas de pobreza e ineficiencia de los sistemas de salud pública como factores que han contribuido a los altos niveles de víctimas mortales. 

Fallas en los conteos

Mapa de la  Universidad Johns Hopkins , basado en información proporcionada por los Gobiernos del mundo.

Mapa de la Universidad Johns Hopkins, basado en información proporcionada por los Gobiernos del mundo

Otro de los componentes que han sido descritos desde el inicio de la pandemia para intentar dar explicación a las inconsistencias estadísticas oficiales ha sido el de mecanismos de conteo poco efectivos.

Algunas de las justificaciones que se han expuesto respecto a esto, con base en la observación de contextos parecidos en varias latitudes del mundo, han sido las siguientes:

1 Registro de muertes por Covid-19 solamente si las víctimas dieron positivo a pruebas diagnósticas. 

2 Errores en la clasificación de los decesos.

3 Desfases en los ordenamientos ocasionados por fallecimientos acumulados que fueron notificados tiempo después.

4 Niveles bajos de aplicación de tests de detección del coronavirus.

5 Falta de homologación en los criterios de registro de defunciones entre las diferentes regiones al interior de un mismo país. 

Prabhat Jha, epidemiólogo indio-canadiense de la Universidad de Toronto, enunció a The Washington Post que las cifras de transmisiones diarias en la India han subido dramáticamente durante las últimas jornadas, por lo que algunas demarcaciones de la nación asiática han tenido que recular en sus planes de reactivación económica. 

Para Jha —quien ha enarbolado estudios para determinar causas de muerte en la India—, la situación en la nación surasiática se ha convertido en una "bomba de tiempo lenta" y apostilló que se requería una mejor comprensión del verdadero alcance de la pandemia.

Desfases estadísticos

En Mumbai, la primera ciudad de la India en notificar casos de Covid-19, se registraron menos defunciones generales en marzo de este año a comparación con lo que se anotó en 2019. En abril las estadísticas en este rubro fueron casi las mismas entre ambos años.

Para las autoridades locales, estos resultados se debieron a que, cuando se impusieron las estrictas normas de confinamiento preventivo —decretadas el 24 de marzo, cuando se anunció el bloqueo total del país—, se redujeron eventos como accidentes automovilísticos y otras causas frecuentes de muertes.

Expertos han destacado que las muertes por Covid-19 relativamente bajas  por millón de habitantes  se han presentado como una constante en otros Estados del  sur de Asia , como Pakistán y Bangladesh. AP.

No obstante, en mayo la cantidad de fallecimientos en la metrópoli aumentó a 12 mil 963, en contraste con las 6 mil 832 que se sumaron en 2019.

Expertos han destacado que las muertes por Covid-19 relativamente bajas por millón de habitantes se han presentado como una constante en otros Estados del sur de Asia, como Pakistán y Bangladesh.

I.S. Chahal, comisionado municipal de Mumbai, explicó que parte de la razón por la que se dio la diferencia en el número de muertes respecto a los dos meses anteriores fue que, a lo largo del punto álgido del llamado de reclusión, hubo un desfase en los reportes de decesos por coronavirus.

Según los mandos de Mumbai, varias  clínicas locales  han tratado a muchos pacientes con Covid-19 provenientes de  regiones aledañas , situación que ha elevado los conteos epidemiológicos.

Según los mandos de Mumbai, varias clínicas locales han tratado a muchos pacientes con Covid-19 provenientes de regiones aledañas, situación que ha elevado los conteos epidemiológicos.

Chahal mencionó que en junio ordenó a los hospitales y centros de salud de la zona dar cuenta de cualquier fenecimiento de Covid-19 no reportado previamente. Para ello, dijo, dio un plazo de 48 horas en el que se añadieron 800 víctimas mortales al conteo nacional. 

Paralelamente, en la ciudad de Vadodara, al oeste de la India, las cifras oficiales de casos de la cepa infecciosa han escalado en más de 2 mil desde principios de junio. No obstante, el número de muertes sólo ha subido de 57 a 60. 

Vinod Rai, oficial a cargo de la respuesta a la pandemia en Vadodara, aseguró que —en concordancia con las directrices emitidas por el Ministerio de Salud central— cada una de las defunciones han sido contabilizadas.

Paralelismos 

AP.

K. Srinath Reddy, presidente de la Fundación de Salud Pública de la India, una iniciativa independiente que lleva a cabo investigaciones en materia de sanidad, detalló que, en tiempos normales, el 20% de las muertes en la nación no se informan debido a que, a menudo, éstas ocurren en sitios alejados de los centros urbanos o en los hogares.  En palabras de Reddy, el hecho de que una notoria masa de ciudadanos indios resida en zonas rurales —donde la densidad población es menor y la propagación del virus puede frenarse con mayor facilidad respecto con las urbes— podría dar luz sobre el misterio de la brecha entre contagios y muertes.

Rusia ha sido señalada como otro caso que ha levantado sospechas sobre la confiabilidad de sus números. Las autoridades sanitarias rusas han contabilizado 776 mil 212 infecciones y 12 mil 408 decesos por Covid-19. 

Además, el pasado 29 de mayo, Moscú reconoció que —tras una revisión metodológica— se comprobó que mil 561 personas habían perdido la vida en en abril por el virus, y no 639, como se había dicho previamente. 

Este tipo de modificaciones en los recuentos oficiales han tenido lugar en países como Reino Unido, España, Puerto Rico, Francia, Chile, Ecuador, China, Estados Unidos, Turquía, Italia y Brasil. 

Además de actualizaciones por acumulados retrasados, diversos Gobiernos también han modificado sus cifras de aplicación de pruebas y capacidad hospitalaria. 

Lejos de las ciudades

AP.

Hasta el momento, la pandemia de Covid-19, por la cual han perdido la vida más de 600 mil personas alrededor del globo, ha dado origen a más cuestionamientos que respuestas, al tiempo que científicos de todas las nacionalidades han acelerado esfuerzos para formular una cura a fin de erradicar el brote infeccioso. 

Vacunas candidatas, como las trabajadas en la Universidad de Oxford o en los laboratorios de Moderna, han comenzado a arrojar resultados prometedores y a dibujar bosquejos de esperanza en las mentes de la humanidad. 

No obstante, casos como el de la India son una muestra de lo mucho que aún se ignora y lo relativamente poco que se ha avanzado.