Internacional

Inspectores de ONU cruzan zona de batalla para llegar a planta nuclear en Ucrania

La arriesgada misión busca evaluar la seguridad de la central nuclear que ha sido golpeada repetidamente por bombardeos

The New York Times

jueves, 01 septiembre 2022 | 09:26

Zaporizhzhia.- Un equipo de inspectores de las Naciones Unidas llegó a la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia este jueves en una misión arriesgada para evaluar su seguridad, desafiando fuertes bombardeos que golpearon partes del extenso complejo horas antes de que llegaran y destacaron la amenaza de un accidente.

El equipo llegó a la planta “para llevar a cabo actividades indispensables de protección y seguridad nuclear y salvaguardas”, dijo en un tuit el organismo de control nuclear de la ONU, la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés). Un convoy de nueve vehículos ingresó al complejo en el sur de Ucrania alrededor de las 2:15 p.m. hora local, informó la agencia de noticias Interfax de Rusia.

Se necesitaron semanas de delicadas negociaciones para que ambas partes acordaran que la IAEA visitara la planta, pero no quedó claro cuánto tiempo tendrían los expertos para verificar el funcionamiento seguro de la planta nuclear, la más grande de Europa, que se encuentra en una zona de combate que se intensifica y ha sido golpeada repetidamente por bombardeos. Un portavoz de la IAEA dijo anteriormente que el equipo tenía la intención de presentar sus hallazgos en su sede en Viena al final de la semana. El jefe de la región de Zaporizhzhia designado por el Kremlin, Yevhen Balytskyi, dijo que se esperaba que la visita durara solo un día.

El alcance de los daños causados por los ataques no quedó claro de inmediato y no hubo informes de niveles elevados de radiación alrededor de la instalación. Pero semanas de repetidos ataques dentro y alrededor de la planta, que está controlada por las fuerzas, rusas pero operada por ingenieros ucranianos, han aumentado los temores de una catástrofe nuclear.

La urgencia de la amenaza hizo que el equipo de la ONU, que incluye a 14 miembros de la IAEA, tomaran la decisión de último minuto de dirigirse a la planta incluso cuando se escuchaba el ruido sordo de los ataques de artillería en el estacionamiento de su hotel a 50 kilómetros de distancia.

Aunque ni Rusia ni Ucrania acordaron un alto el fuego en la zona, ambos dijeron que garantizarían la seguridad de la misión. Mientras continuaban los bombardeos a pesar de esas promesas, ambos ejércitos acusaron al otro de atacar la ruta hacia la planta y poner en peligro a los inspectores de la ONU.

La OIEA ha dicho que en Zaporizhzhia su equipo verificaría los sistemas de seguridad, evaluaría los daños a la planta y evaluaría las condiciones de trabajo del personal. Una de las principales preocupaciones es que los incendios u otros daños podrían causar fallas en los sistemas de enfriamiento y provocar una fusión nuclear.